La ONU critica los gases lacrimógenos de la policia y pide «contención»

El endurecimiento de la respuesta policial para frenar las protestas de Hong Kong fue ayer criticado por la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet. En un comunicado desde Ginebra, denunció el «uso de armas menos letales en formas que están prohibidas por las normas y estándares internacionales». En concreto, se refirió al lanzamiento de «botes de gases lacrimógenos en zonas cerradas y abarrotadas y directamente sobre las personas en múltiples ocasiones, creando un considerable riesgo de muerte o heridas graves».

Además de instar a las autoridades hongkonesas a «investigar estos incidentes inmediatamente», la Alta Comisionada condenó «cualquier forma de violencia o destrucción de la propiedad» y pidió a los manifestantes «expresar sus opiniones de forma pacífica».