Condenada a más de doce años una madre alemana por prostituir a su hijo

La madre del menor pasa junto a su pareja en el Tribunal de Friburgo. :: THOMAS KIENZLE / afp/
La madre del menor pasa junto a su pareja en el Tribunal de Friburgo. :: THOMAS KIENZLE / afp

La mujer y su pareja abusaron sexualmente del menor y cobraron a clientes tras ofrecerlo a través de Internet

MARÍA MOLINOS BERLÍN.

Una mujer fue condenada ayer en Alemania a doce años y medio de cárcel por abusar sexualmente durante dos años de su hijo, menor de edad, y prostituirlo en al menos 60 ocasiones. Su compañero sentimental, condenado previamente por pederastia e incitador de los delitos, recibió una condena de doce años, mientras que un barcelonés de 33 años, que pagó por violarlo en varias ocasiones, fue penado con diez años de prisión.

El Tribunal Provincial de Friburgo (oeste de Alemania) puso ayer fin al juicio por uno de los más abyectos crímenes sexuales contra menores del país en los últimos años. Los jueces consideraron probado que Berrin T., de 48 años, y su pareja, Christian L. de 39, abusaron, violaron y maltrataron en repetidas ocasiones al menor, cuando éste tenía entre 7 y 9 años. Además lo ofrecieron a través de internet, en la denominada Dark net o red oscura, y cobraron porque varios hombres abusasen, maltratasen, hiriesen, humillasen e insultasen al menor. Y todo mientras lo grababan en vídeo.

El barcelonés Javier G. D., que reconoció los hechos y solicitó recibir terapia en el primer día del juicio, fue condenado por abusar sexualmente del niño en repetidas ocasiones. Pagó más de 10.000 euros a la madre y el padrastro para perpetrar sus crímenes. El tribunal le obligó además a pagar a su víctima una indemnización de 18.000 euros. El condenado viajó en varias ocasiones de Barcelona a Friburgo en avión y en coche de alquiler para abusar del menor entre septiembre de 2016 y agosto de 2017.

Otras cuatro personas, entre ellas un ciudadano suizo y un soldado del Ejército alemán, fueron condenadas a penas de entre ocho y diez años de prisión por este caso. Además, tendrán que pagar al menor indemnizaciones de entre 12.500 y 14.000 euros. Para algunos de ellos, como para la pareja sentimental de la madre, el juez dictó una detención cautelar posterior al cumplimiento de la pena, al advertir un riesgo serio de reincidencia. Un quinto hombre, que en el curso de la investigación se descubrió que había violado a su propia hija, fue condenado a siete años y tres meses de prisión.

Fallos en la prevención

El proceso judicial ha evidenciado asimismo fallos en el sistema público alemán que debería poder detectar de forma temprana estos abusos a menores. La sentencia asegura que los distintos organismos involucrados, de los servicios sociales a los tribunales de familia, no cruzaron datos e ignoraron a los primeros indicios de que el niño estaba siendo violado en su casa. Incluso cuando la escuela dio la voz de alarma. El padrastro, con su historial delictivo, no estaba siendo vigilado pese a compartir domicilio con un menor.

Al destapar el caso, la Oficina de Investigación Criminal (LKA) del Estado federado de Baden-Württemberg, donde se encuentra Friburgo, señaló que se trataba del «caso más grave de abusos sexuales» que habían estudiado sus agentes «hasta la fecha».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos