El científico David Goodall logra su objetivo de morir asistido en Suiza

El científico australiano David Goodall, a sus 104 años, ha puesto definitivamente fin a su vida esta medio día. Pento-barbi-tal, es el nombre de la sustancia que podría fin a la vida del científico. A una hora de su muerte, David nos cuenta cómo se ha sentido en los últimos meses: "Mi vida ha sido bastante pobre durante el último año más o menos, y estoy muy feliz de terminarla, sí". La fundación que ha ayudado a Goodall a lograr su objetivo, ha emitido un comunicado en el que explica que el científico ha muerto a las 12.30 . Minutos antes de que el científico pusiera fin a su vida, seguía con su humor característico: "¿A qué estamos esperando?" preguntaba a los médicos y familiares. El doctor Christian Weber fue el encargado de ponerle la cánula y cedió al propio David la potestad de terminar con su vida: "sus últimas palabras fueron 'esto está llevando mucho tiempo", y de hecho, poco después de decir eso, en su sentido del humor habitual, se podía ver que estaba perdiendo el conocimiento, y murió poco después" nos explica el Dr. Weber. El científico se quedó dormido y poco después, falleció. Acompañado por sus nietos, el doctor Philip Nitschke y personal de Eternal Spirit, mientras sonaba la Novena Sinfonía de Beethoven, David Goodall se despidió de este mundo para siempre.