Un chico de 20 años pone en ridículo la ciberseguridad del Gobierno de Merkel

El ministro del Interior, Horst Seehofer (primero por la derecha), con otros responsables de seguridad, ayer, en Berlín. :: fabrizio bensch / reuters/
El ministro del Interior, Horst Seehofer (primero por la derecha), con otros responsables de seguridad, ayer, en Berlín. :: fabrizio bensch / reuters

El detenido carece de especial habilidad informática y actuó porque está harto de los políticos

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

Ni un equipo de 'hackers' con ánimos chantajistas ni unos servicios secretos enemigos a la caza de información confidencial. El reciente robo de datos reservados en internet sobre un millar de políticos, personalidades y periodistas alemanes fue obra de un joven de 20 años que operó desde el domicilio familiar de sus padres por despecho, irritado por las declaraciones públicas de sus víctimas. Georg Ungefuk, fiscal encargado del caso y portavoz de la Oficina Central para la Lucha contra el Cibercrimen (ZIT), anunció ayer que el chico actuó en solitario en todo momento, fue detenido el domingo y puesto en libertad ayer al considerarse que no existe peligro de fuga.

Ungefuk subrayó que el autor del hackeo masivo, residente en el Estado federado de Hesse y cuya identidad no ha sido facilitada, confesó de manera inmediata y colaboró en todo momento con la Policía para esclarecer el caso. Pese a carecer de una formación informática, consiguió recabar y acumular datos de sus víctimas en la red aprovechando también fallos de seguridad.

En diciembre y a través de una cuenta en Twitter convertida en una especie de calendario de adviento el sospechoso hizo públicos por goteo diario datos confidenciales de sus víctimas, que el Ministerio federal del Interior cifró en un millar de personas. Cincuenta casos son considerados especialmente graves porque se hicieron públicos grandes paquetes que incluían datos privados, correos electrónicos y fotografías.

Pistas facilitadas por ciudadanos ayudaron a la Policía, que localizó al autor en 48 horas

Sabine Vogt, directora del Departamento de Crimen Organizado de la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), subrayó que se trata de un caso «muy preocupante», toda vez que el autor confeso es un joven sin grandes habilidades informáticas y que actuó en solitario. Vogt advirtió de que recabar datos de una persona en internet, el llamado 'doxing', «no es algo inusual» y que todos deben ser conscientes de que «existe un lado oscuro en la red», por lo que destacó que tanto las instituciones como las personas deben tomar sus precauciones al navegar en internet. «Es igual que a la hora de conducir: ponerse el cinturón de seguridad ayuda», dijo la experta.

Miembros de la ZIT y la BKA registraron el domingo el domicilio del joven tras recibir un soplo de un conocido. Los agentes intervinieron ordenadores y portadores de datos. Cuando el caso se hizo público, el sospechoso trató de deshacerse de material informático, pero puso este de nuevo a disposición de los investigadores tras su detención. Sabine Vogt explicó que su oficina tuvo conocimiento de la publicación de los datos confidenciales en Twitter en la noche del día 4 y que inmediatamente se constituyó un equipo investigador. Menos de 48 horas después se había localizado al sospechoso gracias a pistas ofrecidas por la población y los datos recabados por los agentes encargados del caso.

El joven ha sido acusado de recabar datos robados con fines delictivos. Holger Münch, presidente de la BKA, reveló además que el joven llamó ya la atención de las autoridades hace dos años por un caso similar, pero subrayó que carece de antecedentes. Igualmente descartó que actuara por motivos políticos pese a que los datos recabados afectaran a dirigentes de todos los partidos políticos alemanes menos de la ultraderechista Alternativa para Alemania.

Por su parte, el ministro federal del Interior, Horst Seehofer, rechazó que las fuerzas de seguridad hubiesen tenido una actitud pasiva. «Actuaron muy rápida y eficientemente y operaron las 24 horas del día», afirmó el ministro, quien al igual que Vogt apeló a la población para que tome sus precauciones a la hora de navegar en la red y no lo haga de manera despreocupada, ofreciendo inconscientemente acceso a datos confidenciales.

 

Fotos

Vídeos