La Casa Blanca prepara el traslado de tropas a la zona

MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK.

Cuando Donald Trump se instaló en la Casa Blanca rodeado de generales, la jerarquía del Partido Republicano confiaba en los cargos civiles para neutralizar los ánimos bélicos de un presidente errático. Dos años después hasta los generales han resultado ser moderados para Trump, que los ha reemplazado por halcones como John Bolton. «Soy yo el que le tengo que atemperar», admitió . Es más, «si por él fuera ya me habría metido en varias guerras», según fuentes de CNN.

Una que el secretario de Seguridad Nacional tiene en mente desde que trabajaba en el Gobierno de George W. Bush es la que tendría como objetivo derrocar el régimen de los ayatolás en Irán. Desde el jueves ya tiene el plan militar sobre la mesa. Se lo presentó el secretario de Defensa en funciones, Patrick Shanahan, a petición suya, dos días después de que el presidente le nominase para seguir en el puesto que dejó vacante el general James Mattis. La opción incluye el despliegue de 120.000 soldados en la región para responder al desarrollo nuclear de Irán o un hipotético ataque a las fuerzas estadounidenses.

Según 'The New York Times', no se contempla una invasión terrestre, para la que los estrategas militares anticipan la necesidad de muchas más tropas. La cifra, sin embargo, se acerca a las 130.000 que EE UU envió para la invasión de Irak en 2003, de la que Bolton fue uno de sus artífices. Algunos interpretan la filtración de este plan como una provocación para que Irán se rearme y proporcione excusas para la guerra. Otros sostienen que ese despliegue serviría para disuadir a un Irán envalentonado por la retirada de EE UU de Siria. Trump calificó la noticia de 'fake news', sin perder la oportunidad de amenazar a Irán. «¿Lo haría? Absolutamente, aunque no lo hemos planeado y esperamos no tener que hacerlo. Pero si lo hiciera, mandaríamos endiabladamente muchas más tropas que eso».