La canciller alemana, Angela Merkel, temblorosa en su encuentro con el presidente ucraniano

Todo iba bien durante la visita del presidente ucraniano a la canciller alemana. Himnos nacionales, honores militares, pero de repente, este gesto desata el caos.Comienza un juego de manos que hace visible la tensión de Angela Merkel. Nadie comprende qué está pasado. Entonces, comienzan unos temblores cada vez más fuertes que provocan que su acompañante, Volodymyr Zelenskiy, se gira para comprobar que todo va bien.Tras esto, como si nada hubiera ocurrido, desfile sin traspiés y rueda de prensa en la que la líder alemana se atreve a bromear ante los periodistas.Pese a achacarlo a un golpe de calor, esto no hace más que aumentar los rumores sobre su delicada salud que comenzaron al anunciar su salida definitiva de la política.