Un aviso para las elecciones europeas

R. C. VIENA.

Anton Pelinka, uno de los politólogos más respetados de Austria, recordó ayer en declaraciones a Efe que esta es la tercera vez que fracasa el intento de «domesticar» sin éxito al FPOE en el Gobierno. La primera se frustró cuando en 1986 el fallecido dirigente populista Jörg Haider escoró el partido a la derecha, rompiendo así una coalición con el SPOE. La segunda, hace 17 años, cuando una alianza entre el OEVP y el FPOE de Haider provocó el rechazo e incluso sanciones de la Unión Europea, y acabó explotando debido a divergencias internas en la formación ultranacionalista.

La última coalición entre OEVP y FPOE estalla a escasos días de las elecciones al Parlamento Europeo de este fin de semana y en medio de un fuerte debate sobre si los partidos conservadores del continente deben o no pactar con la extrema derecha populista.

El Partido Popular Europeo (PPE) ha insistido en rechazar esa colaboración de cara a unos comicios en los que las encuestas prevén que las fuerzas ultras saldrán muy fortalecidas. De hecho, el FPOE se ha unido a la alianza que promueve el ministro del Interior de Italia y líder de la Liga, Matteo Salvini, y en la que participa también la máxima dirigente de la francesa Agrupación Nacional, Marine Le Pen. Aunque el vídeo de Ibiza obligó a los austriacos a enviar una representación discreta al acto que el sábado consagró en Milán a Salvini como 'rey' de la ultraderecha europea.

La repercusión del escándalo austriaco en los votantes de cara a las elecciones a la Eurocámara no se le escapa a Angela Merkel. Ya el domingo previno sobre los «políticos en venta», en evidente referencia al dirigente ultra ahora caído en desgracia Hans-Cristian Strache. Y ayer aludió a la otra parte del trato al que parecía dispuesto el protagonista del vídeo de Ibiza: Rusia. Merkel aprovechó una visita a una brigada de carros de combate en Munster para recordar que la OTAN debe garantizar la seguridad en el territorio de sus miembros una vez vistos episodios como la anexión rusa de Crimea.