Aumentan a cinco las víctimas implicadas en el 'crimen de la ballesta'

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

El 'crimen de la ballesta', como lo califican ya los medios alemanes, alcanzó ayer una nueva dimensión con el hallazgo de los cadáveres de otras dos mujeres relacionadas con el caso y muertas en circunstancias misteriosas. Tras el descubrimiento el pasado fin de semana de los cuerpos de tres personas abatidas con proyectiles de ballesta, son ya cinco -cuatro mujeres y un hombre- los muertos en el múltiple crimen.

Los cuerpos de los tres primeros, un hombre de 53 y dos mujeres de 33 y 30 años de edad, fueron encontrados el sábado en una habitación de una idílica pensión en la localidad de Passau, en la frontera con Austria. Los cadáveres de otras dos mujeres fueron descubiertos ayer durante el registro de la vivienda de la más joven del trío en la pequeña localidad de Wittingen, en la Baja Sajonia y a más de 660 kilómetros de la población bávara. Las circunstancias de la muertes de las cinco personas son hasta ahora un misterio y el equipo policial encargado del caso no tiene intención de hacer declaraciones hasta no contar con las autopsias. Fiscales y agentes ofrecen no han revelado la identidad de los fallecidos. Walter Feiler, fiscal superior de Passau, explicó que el varón de 53 años y la mujer de 33 fueron encontrados acostados sobre una cama, agarrados de la mano y con sendas flechas clavadas en la cabeza y el pecho.