El auge del Partido del Brexit sacude a un Parlamento británico paralizado

Farage rechaza la invitación de un ciudadano durante un acto de campaña en un pub de Sunderland. :: Scott Heppell / REUTERS/
Farage rechaza la invitación de un ciudadano durante un acto de campaña en un pub de Sunderland. :: Scott Heppell / REUTERS

May deshoja margaritas sobre la votación del Acuerdo de Retirada mientras su formación le pide que establezca la fecha de su dimisión

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

La prórroga hasta octubre de la marcha británica de la Unión Europea ha abierto la posibilidad de una sacudida al sistema por la emergencia del Partido del Brexit (BP) de Nigel Farage, mientras la primera ministra, Theresa May, decide el momento adecuado para pedir de nuevo al Parlamento que apruebe el Acuerdo de Retirada y su partido le exige una fecha concreta de su dimisión.

La primera consecuencia de la ampliación del plazo de salida es que los británicos acudirán a las urnas para elegir a sus 73 eurodiputados en el Parlamento de Bruselas. Un sondeo publicado ayer predice una victoria holgada del partido de Farage, que recibiría votos del 34% de los electores. Los laboristas, del 21%; los liberal-demócratas, del 12%, y los conservadores, del 11%.

Otra encuesta sobre la intención de voto en unas elecciones generales da a los laboristas el 27%; al Partido del Brexit el 20%; a los conservadores el 19% y a los liberal-demócratas el 14%. Un partido recientemente formado sumaría así más votos que los combinados de laboristas y conservadores en las europeas. El BP entraría, por tanto, en la Cámara de los Comunes con cerca de cincuenta diputados.

LAS CLAVESEl partido de Farage obtendría una holgada victoria en las europeas, según todos los sondeos Los conservadores de May retrocederían hasta la cuarta posición, por detrás de laboristas y liberales

El exembajador británico en la UE, Ivan Rogers, que dimitió por tensiones con el Gobierno, describe el 'Brexit' como una revolución. Errores del Gobierno y la complejidad de la negociación con la UE, el bloqueo por el Parlamento del empeño de May con ratificar un acuerdo impopular y el aplazamiento de la marcha han dejado al Parlamento en estado letárgico, pero revolucionan el sistema de partidos.

May está convencida de que la mejor manera de evitar el naufragio electoral de los conservadores es la aprobación del Acuerdo de Retirada. Para empezar, los eurodiputados del BP regresarían a sus casas y su única causa habría sido lograda. Como no puede someterlo a una quinta votación, quiere presentar al Parlamento el proyecto de ley necesario para traducir el acuerdo a la legislación doméstica.

Este afán de la líder conservadora es su última oportunidad y también su legado. Ha prometido que dejará la jefatura del Gobierno tras la aprobación. Cuándo presentar al Parlamento el proyecto de ley es la pregunta que desvela a May. Sus portavoces anunciaron la pasada semana que lo hará en los próximos días. Luego se ha matizado que lo hará si su aprobación es viable.

Las negociaciones del Gobierno con los laboristas se reanudan esta semana. No parece imposible solventar las diferencias técnicas sobre la modalidad del 'Brexit', pero los riesgos para ambos partidos son graves. El viceprimer ministro, David Lidington, ha expresado confianza en que pueda aprobarse la legislación antes del receso veraniego y para ello necesita el apoyo laborista.

Supremacía jurídica de la UE

El proyecto de ley incluirá aspectos que causarán malestar en los escaños. La supremacía de las leyes y de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE en el periodo transitorio, la autorización a los ministros para el pago de las cantidades comprometidas o las reglas de implementación de la salvaguarda irlandesa serán contestadas o enmendadas, retrasando al menos la aprobación.

A esa incógnita sobre el calendario se añade que, si el Gobierno accede a propuestas laboristas, podrían incluirse en el proyecto de ley del Acuerdo de Retirada, pero implican modificaciones de la Declaración Política sobre la futura relación entre la UE y Reino Unido. Bruselas tiene que aceptarlas y estará en fase de recomposición de sus instituciones tras los comicios hasta octubre.

Este jueves Theresa May acudirá a la reunión del Comité 1922, que agrupa a los diputados conservadores. Su presidente, sir Graham Brady, le ha pedido que ofrezca allí el calendario para su dimisión. May, según afirma 'The Sun', no quiere detallar fechas porque cree que al anunciarlas haría más inviable que el Parlamento esté dispuesto a la aprobación de la ley del Acuerdo.

Más