Investigación en Japón después de que una universidad limitara el ingreso de mujeres

Tetsuo Yukioka (izq), director general de la universidad privada de medicina Tokyo Medical University, se disculpa durante una rueda de prensa en Tokio. /Toru Hanai (Reuters)
Tetsuo Yukioka (izq), director general de la universidad privada de medicina Tokyo Medical University, se disculpa durante una rueda de prensa en Tokio. / Toru Hanai (Reuters)

La facultad de Medicina de Tokio admitió bajar sus notas desde el 2006 con el objetivo de que estas no representasen más del 30% de alumnos admitidos

AFP

El gobierno japonés lanzó el viernes una investigación en todas las facultades de medicina del país después de que saliera a la luz que una universidad de Tokio bajaba las notas de las mujeres para limitar su ingreso. El ministerio de Educación pidió a los 81 centros públicos y privados del país en los que se puede estudiar medicina que verifiquen sus procedimientos de admisión, así como el ratio mujeres/hombres entre los candidatos admitidos.

«Si sus respuestas no se consideran satisfactorias, les haremos preguntas adicionales o una visita», declaró un portavoz del ministerio y agregó que los resultados de la investigación se publicarán en septiembre.

La Universidad de Medicina de Tokio admitió esta semana haber bajado calificaciones de mujeres en el examen de admisión, una práctica que según la prensa se remonta a 2006. El objetivo era evitar que las mujeres representaran más del 30% del total de alumnos admitidos en el examen partiendo de la base de que, aunque empiezan a trabajar como médicos, a menudo dejan su puesto después para casarse y tener hijos, argumentaron fuentes a la prensa local.

«Este asunto es sumamente deplorable», reaccionó el viernes el ministro de Educación Yoshimasa Hayashi, pidiendo plena cooperación a las universidades. «Sea cual sea la situación, las mujeres no deben ser discriminadas injustamente», denunció por su parte la ministra de Justicia, Yoko Kamikawa, citada por la agencia de prensa Jiji.

Las largas jornadas laborales y una mentalidad profundamente sexista llevan a muchas japonesas a renunciar a su carrera a la hora de fundar una familia.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos