Una segunda menor es violada, rociada de gasolina y quemada en India en menos de 24 horas

El presunto violador, tras ser detenido. /Afp
El presunto violador, tras ser detenido. / Afp

La adolescente lucha por su vida al sufrir «quemaduras de primer grado en el 70% de su cuerpo»

COLPISA / AFP

Una adolescente india luchaba este lunes por su vida después de haber sido violada, rociada de gasolina y quemada, anunció la policía local, en el segundo caso de este tipo en el país asiático en menos de 24 horas.

«La joven sufre quemaduras de primer grado en el 70% de su cuerpo», declaró a la Afp Shailendra Barnwal, alto mando policial del distrito de Pakur, en el estado de Jharkhand (este). Las fuerzas del orden detuvieron a un joven de 19 años que vive en el mismo barrio que la víctima, de 17. «Roció a la adolescente con queroseno y la quemó», señaló Barnwal. El ataque se registró el viernes, el mismo día y en la misma región en la que una adolescente de 16 años fue violada y quemada viva.

El principal sospechoso de este caso que escandalizó a la opinión pública y el jefe del pueblo donde se produjeron los hechos se encuentran detenidos y la familia de la víctima está bajo protección especial de la policía.

La joven del distrito de Chatra había sido secuestrada en su casa el jueves pasado mientras su familia asistía a una boda y violada en un bosque. La familia presentó entonces una denuncia ante el consejo de ancianos del pueblo, que el viernes ordenó a dos acusados hacer cien abdominales y pagar una multa de 50.000 rupias (750 dolares). Furiosos por esta sentencia, los sospechosos propinaron al parecer una paliza a los padres de la joven e incendiaron su vivienda con ella dentro.

Estos trágicos acontecimientos se producen luego de una serie de casos de agresiones sexuales en India, a pesar del endurecimiento de la legislación en la materia. El gobierno instauró recientemente la pena de muerte para los violadores de menores de 12 años luego de la violación en grupo y el asesinato de una niña musulmana de 8 años en Kathua, en el estado de Jammu y Cachemira (norte), perpetrada por lugareños hindúes. En 2016 se registraron en India unas 40.000 violaciones, pero la cifra sería mucho más importante debido al silencio que rodea estos crímenes en una sociedad que sigue siendo muy patriarcal.

 

Fotos

Vídeos