Los estudiantes de Hong Kong forman una cadena humana en varios distritos tras otro fin de semana de protestas

Los estudiantes de Hong Kong forman una cadena humana./
Los estudiantes de Hong Kong forman una cadena humana.

Un hombre ha herido con un cuchillo a una profesora de 33 años que trataba de proteger a los alumnos durante la manifestación

REUTERS/EPHONG KONG

Cientos de estudiantes de secundaria, muchos de ellos vestidos con uniformes y máscaras, han formado este lunes cadenas humanas en varios distritos de Hong Kong para apoyar a los manifestantes antigubernamentales, tras otro fin de semana de enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes.

Los estaciones de metro cerradas durante la jornada del domingo por las protestas han vuelto a abrir, aunque el ambiente en el centro financiero asiático continua siendo tenso.

El Gobierno de Hong Kong ha pedido a los gobiernos extranjeros que no interfirieran en los asuntos internos de la antigua colonia británica, después de que miles de manifestantes pidieran al presidente estadounidense, Donald Trump, que «liberara» la ciudad.

Los medios de comunicación estatales de China han afirmado este lunes que Hong Kong es una parte inseparable de China y que cualquier forma de secesionismo «será sofocada».

Así, el diario 'China Daily' ha asegurado que el hecho de que los manifestantes hayan pedido a Washington que apruebe una moción en apoyo a las protestas prodemocráticas y en defensa de los Derechos Humanos, es un ejemplo de que las autoridades extranjeras están detrás de las protestas. Además, este periódico ha hecho un llamamiento a los manifestantes para que dejen de «poner a prueba la paciencia» del Gobierno central.

Los manifestantes mantienen las movilizaciones a pesar de la decisión de la líder del Gobierno hongkonés, Carrie Lam, quien el pasado miércoles retiró íntegramente el proyecto de ley que permitiría las extradiciones de Hong Kong a la China continental, origen de las protestas.

Estas movilizaciones han paralizado en algunas ocasiones partes de la ciudad, un importante centro financiero asiático, por los enfrentamientos callejeros entre los manifestantes y la Policía, que ha respondido con gas lacrimógeno, gas con pimienta y cañones de agua. Las detenciones violentas de manifestantes han llamado la atención internacional.

Hong Kong volvió bajo soberanía china en 1997 gracias a un acuerdo con Reino Unido por el cual China se comprometía a mantener el régimen de derechos y libertades del que había disfrutado el territorio durante el dominio colonial, lo que dio lugar al principio de 'un país, dos sistemas'.

En los últimos años, los hongkoneses han tomado las calles de forma masiva para preservar este estatus especial. Ya lo hicieron en 2014, con la llamada Revolución de los Paraguas, en la que muchos vieron la 'Primavera China' aunque finalmente fue desactivada.

Joshua Wong, uno de los líderes de este movimiento que tuvo lugar hace cinco años, está llamado a comparecer ante el tribunal el lunes por violar las condiciones de la fianza tras su arresto en agosto, cuando fue acusado de incitar y participar en una asamblea no autorizada.

Una profesora herida

Un hombre ha herido con un cuchillo a una profesora que participaba en la protesta, según ha informado el diario hongkonés South China Morning Post.

La profesora, de 33 años, fue herida en las manos mientras trataba de proteger a los alumnos de un hombre que blandía un cuchillo y que se acercó a la cadena humana que habían formado los estudiantes del Cognitio College del barrio de Kowloon.

La profesora fue trasladada al hospital Queen Elizabeth para recibir tratamiento. Cuando los policías llegaron al lugar del suceso, el hombre, que iba sin camiseta y en pantalón corto, ya había desaparecido.

160 detenidos por las protestas del fin de semana en Hong Kong

Un total de 157 personas han sido detenidas durante el fin de semana por las protestas pro democracia en Hong Kong, que han continuado pese a la retirada definitiva de la ley de extradición a la China continental, según ha informado este lunes la Policía.

El cuerpo de seguridad ha detallado que los detenidos están acusados de cargos que incluyen asamblea ilegal, saqueos, posesión de armas y ataques a policías.

Además, ha denunciado los «rumores» que están circulando sobre conductas sexuales inapropiadas y ataques a los periodistas con gas pimienta por parte de los agentes.

También ha aprovechado para pedir a la prensa y a la población en general que se alejen de manifestantes y policías para evitar posibles daños colaterales. «Debemos tener en mente que, dada la intensidad y extensión de la violencia usada por los manifestantes, cualquiera puede verse afectado», ha dicho.