China mantiene su política de extradiciones pese a las protestas en Hong Kong

La jefa de Gobierno local, Carrie Lam, asegura que Pekín no adoptará las medidas reclamadas por los manifestantes

COLPISA/AFPHong Kong

El Gobierno chino no está dispuesto a modificar su política de extradiciones al continente, pese a las manifestaciones cada vez más violentas en Hong Kong, y tras las detenciones de decenas de manifestantes. La movilización que comenzó a principios de junio en rechazo a un proyecto hongkonés, ahora suspendido, para autorizar las extradiciones a China, se ha ido convirtiendo en un desafío sin precedentes para Pekín desde la retrocesión del territorio en 1997.

China condena cada vez con más firmeza la violencia en esta región semiautónoma, pero en esta ocasión ha dejado en manos del ejecutivo local la gestión de una situación que, según el país asiático, depende de sus competencias.

Más allá de la suspensión del proyecto de ley de extradiciones, la jefa de gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, no ha dado muestras de querer dar marcha atrás en su política o de adoptar medidas en el sentido que reclaman los manifestantes

Hong Kong lleva siete semanas de la que se considera ya la peor crisis de su historia reciente, desatada a raíz de un polémico proyecto de ley que preveía facilitar las estradiciones a China, y que derivó en un contexto de preocupación por la supuesta creciente injerencia de Pekín en los asuntos internos de la excolonia británica.

La creciente preocupación de Pekín se ha visto reflejada este lunes en un editorial del diario anglófono oficial 'China Daily'.«Lo que ocurre en Hong Kong ya no es una expresión de quejas reales o imaginarias», ha señalado el periódico.

«Tiene el mismo tono que las revoluciones de colores que se produjeron en Medio Oriente y el norte de África: elementos locales antigubernamentales que conspiran con fuerzas exteriores para derrocar gobiernos empleando medios de comunicación modernos para propagar rumores, desconfianza y temor», ha añadido el rotativo.

Altercados

Por su parte, la Policía ha señalado que 16 personas han resultado heridas en los incidentes ocurridos este fin de semana. Durante los disturbios fueron detenidos 49 manifestantes por lanzar ladrillos, botellas, bombas de pintura, líquidos corrosivos e incluso bolas metálicas con ayuda de ballestas contra las fuerzas de seguridad. Ante estos hechos, los agentes han respondido utilizando gases lacrimógenos y balas de goma.

Más información