India elimina la autonomía de Cachemira y provoca otra crisis

Fayaz Ahmad Mir, miembro del Parlamento que representa al estado de Jammu y Cachemira, protesta a la salida de la cámara en Nueva Delhi. / Afp

El gobierno de Narendra Modi decreta la abolición del artículo 370 de la Constitución, que sirvió para integrar el territorio que reclama Pakistán

ZIGOR ALDAMAShanghái

Desde que India y Pakistán lograron la independencia del imperio británico, el antiguo principado de Cachemira ha sido un quebradero de cabeza. El territorio, de mayoría musulmana, ha provocado tres guerras entre ambas potencias nucleares y acabó dividido en dos, aunque tanto Delhi como Islamabad reclaman su soberanía. Ayer, en una decisión que incrementará sustancialmente la tensión en la región, el Gobierno del primer ministro indio, Narendra Modi, abolió por decreto el artículo 370 de la Constitución, que se redactó para encajar el Estado de Jammu y Cachemira en la Unión de India a cambio de una amplia autonomía.

Como consecuencia, el territorio perderá un estatus especial que, entre otras cosas, le garantizaba su propia mini constitución, le otorgaba competencias en asuntos clave como la seguridad, e impedía que los no residentes adquiriesen tierras en Cachemira. De forma paralela, el ministro del Interior, Amit Shah, presentó ayer en la Cámara Alta un proyecto de ley que supondrá la partición en dos del Estado: por un lado estarán Jammu -de mayoría hindú- y Cachemira, que crearán un ente común con un parlamento regional; y, por el otro, Ladakh, de mayoría budista, que será controlado directamente por el Gobierno central.

La coalición en el poder cuenta con mayoría absoluta en ambas cámaras, por lo que no hubo impedimento para su aprobación, incluso sin debate de por medio. No obstante, algunos diputados protestaron rompiendo copias de la Constitución y otros criticaron la forma en la que se ha llevado a cabo el proceso. «El BJP -partido de Modi- ha asesinado la democracia», disparó el opositor Ghulam Nabi Azad. «Es el día más negro de la democracia india. La decisión de abolir el artículo 370 es ilegal e inconstitucional y convertirá a India en una fuerza de ocupación en Jammu y Cachemira. Tendrá consecuencias catastróficas para toda la región», vaticinó la presidenta del Partido Democrático Popular de Jammu y Cachemira, Mehbooba Mufti.

No obstante, esta medida exigida desde hace décadas por los hinduistas ultranacionalistas que recuerdan que el artículo 370 se redactó con carácter provisional, se recibió con júbilo entre los políticos en el poder. «¡Qué día más glorioso! Finalmente, el martirio de miles de patriotas que han buscado la completa integración de Jammu y Cachemira tiene recompensa y se hace realidad una demanda nacional con 70 años de historia», aplaudió en Twitter el secretario general del BJP, Ram Madhav.

«Territorio en disputa»

Aunque los líderes indios aseguran que la decisión no provocará un estallido de violencia, los analistas concuerdan en indicar que sí desembocará en una nueva crisis en la región. Y para tratar de evitarlo, ayer se cortaron todas las comunicaciones en ese territorio -incluidas las líneas fijas de teléfono-, se ordenó la evacuación de todos los extranjeros y de los peregrinos -casi 29.000 personas-, y se desplegaron más de 30.000 efectivos de las fuerzas de seguridad, sobre todo militares, que ya habían sido desplazadas a la región en los últimos días.

El diario 'The Times of India' informó de la declaración del estado de emergencia en todo el territorio y del arresto domiciliario decretado para todos los miembros del gobierno regional y para los líderes políticos del valle. Otros medios, como el 'Hindustan Times', añadieron que la población, temerosa de posibles altercados, ha hecho en los últimos días acopio de víveres y de gasolina. Y una multitud de ciudadanos denunció en las redes sociales que es imposible saber si sus allegados residentes en Cachemira se encuentran bien porque es imposible contactar con ellos.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Pakistán condenó la reforma constitucional y la tachó de ilegal, argumentando que arremete contra las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para Cachemira, región a la que considera «territorio en disputa». «Pakistán pondrá en marcha todas las opciones a su alcance para contrarrestar esta decisión unilateral e ilegal», esgrimió el ministerio en un comunicado. Anteriormente el Gobierno paquistaní ya había advertido de que está preparado para defenderse de cualquier agresión de tropas del país vecino. «La arrogancia de India solo logrará incrementar aún más la dinámica de conflicto de la región», espetó el primer ministro Imran Khan.