El ataque a un diputado y un funcionario argentinos tuvo un motivo sentimental

Miembros de la Policía Federal examinan el lugar donde fue tiroteado Olivares. En pequeño, Héctor Olivares./
Miembros de la Policía Federal examinan el lugar donde fue tiroteado Olivares. En pequeño, Héctor Olivares.

El oficialista Héctor Olivares está herido de gravedad y su acompañante falleció en el acto por los disparos efectuados desde un automóvil

MARCELA VALENTEBuenos Aires

Una cuestión sentimental -y no política- estaría detrás del ataque a balazos sufrido el jueves por un diputado y un funcionario argentinos. La Policía Federal ha detenido a seis sospechosos y según la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se trata de «un clan mafioso gitano» que «no dudó en matar por asuntos personales».

El crimen se produjo el jueves cuando el diputado Héctor Olivares y el funcionario Miguel Yadón caminaban a primera hora de la mañana a pocos metros del Congreso Nacional, en Buenos Aires. Les dispararon desde un vehículo estacionado. Yadón murió y Olivares sufrió graves heridas. Este viernes continuaba «grave» y su vida corría riesgo, según el parte médico.

Según reconoció el jueves Bullrich, el objetivo no era Olivares, como se sospechó en un primer momento, sino su acompañante, coordinador de Obras en el Fondo Fiduciario del Transporte Eléctrico Federal de la provincia de La Rioja, y amigo del diputado.

Detención en Uruguay

Los investigadores encontraron de inmediato el vehículo con el que se efectuó el ataque. Luego hubo allanamientos y detenciones, la última este viernes en Uruguay. Se trata de Juan José Cádiz Navarro, un hombre que habría disparado desde el automóvil. También quedó detenido Juan Fernández y su hija Estefanía, entre otros familiares.

Los responsables de la investigación creen que Estefanía, la hija del dueño del automóvil desde donde se produjeron los disparos, tenía una relación amorosa con Yadón, casado y con hijos, y que el padre de la muchacha fue quien decidió matarlo. En el ataque hirieron de gravedad al diputado Olivares, quien recibió un impacto de bala del calibre 40 que le afectó el hígado, el colon, el páncreas y las vías biliares.

El presidente, Mauricio Macri, dijo estar «muy conmovido» por el ataque y advirtió de que se iba a investigar «hasta las últimas consecuencias para entender qué pasó». La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, mostró a la prensa la filmación donde se registró el ataque, anticipó que todo apuntaba a que «el objetivo concreto era Yadón».