Samper alerta del riesgo de un conflicto armado entre Colombia y Venezuela

El expresidente de Colombia Ernesto Samper (c), durante su participación en el Foro 'El reto de la integración Iberoamericana'./EFE
El expresidente de Colombia Ernesto Samper (c), durante su participación en el Foro 'El reto de la integración Iberoamericana'. / EFE

El expresidente asegura que «suenan tambores de guerra» por la crisis derivada de la migración de quienes huyen del régimen de Maduro

M. LÓPEZ DE GUEREÑOCorresponsal. La Habana

El expresidente colombiano Ernesto Samper alertó este viernes que «suenan tambores de guerra» entre su país y Venezuela al referirse al problema derivado de la migración de miles de ciudadanos del país vecino que huyen del régimen de Nicolás Maduro. Denunció que hay «sectores interesados en que haya un conflicto armado» justo después de que 21 exmandatarios, entre ellos sus compatriotas Andrés Pastrana y César Gaviria, firmaran una declaración que acusa a Cuba, Venezuela y Nicaragua de ser «Estados criminales» e invoca a los partidos políticos de esas naciones a «salvaguardar» la democracia.

Samper y José Luis Rodríguez Zapatero, ambos mediadores del dialogo entre el Gobierno de Caracas y la oposición, participaron en la presentación de la cátedra Cartagena en Integración. Allí el exgobernante colombiano alertó del peligro de caer «en estas invitaciones a la guerra». Claramente defensor de la paz que firmó Juan Manuel Santos con la antigua guerrilla de las FARC, Samper aprovechó la presencia del secretario de Estado español de Cooperación Internacional e Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, para pedirle ayuda para «mantener el proceso alcanzado en las negociaciones en La Habana (con las FARC) y continuar con el ELN, porque si no en diez años habrá en estas zonas una metástasis y se tendrá un nuevo conflicto nacional». Su postura está en las antípodas del grupo de exgobernantes conservadores que participaron en Miami en un foro organizado por la iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), impulsada por José María Aznar.

En la ciudad de Florida analizaron si las democracias están secuestradas por parte del crimen organizado en la región y dedicaron especial atención a la que definieron como la institucionalización del narcotráfico en Venezuela. En su declaración, lamentan que, en Cuba, Venezuela y Nicaragua, «torturen y asesinen» a sus disidentes como políticas de Estado y los acusan de que «diseminan sus nocivos efectos hacia otros países de la región, afectándoles en su gobernabilidad y estabilidad social».

Además, advierten del «deterioro» generalizado de la democracia, porque crece el desencanto» con los políticos y por la generalización del «morbo de la corrupción» y por los hechos criminales en los que se han visto involucrados altos funcionarios. La inclusión de Cuba en el paquete dista mucho del deshielo que se propone concretar el Gobierno de Pedro Sánchez, quien visitará la isla el mes próximo.

 

Fotos

Vídeos