Maduro rompe el diálogo con la oposición y ahonda la crisis en Venezuela

Maduro saludo a los asistentes de un desfile./Efe
Maduro saludo a los asistentes de un desfile. / Efe

El presidente venezolano ha tomado la decisión tras el apoyo de Guaidó al bloqueo de EE UU

DAGOBERTO ESCORCIABogotá (Colombia)

La congelación de los activos del Gobierno de Venezuela en Estados Unidos ha desatado la ira del líder chavista, Nicolás Maduro, que ha respondido de la única forma que podía hacerlo, renunciando a seguir participando en los diálogos de Barbados con la oposición que lidera Juan Guaidó, y amenazando con radicalizar el conflicto que mantiene a Venezuela en una grave crisis. Es la primera vez en treinta años que Washington aplica una sanción tan drástica a un país de la zona.

Los diálogos emprendidos por representantes del Gobierno bolivariano y la oposición, tanto en Noruega como en Barbados, no es que hayan significado una pócima ilusionante capaz de solucionar la crisis venezolana. Todo lo contrario. No han convencido a ninguna de las partes. Nadie en el país caribeño cree que exista un juego de buenas intenciones entre un gobierno que no está dispuesto a ceder el poder por la vía de las palabras y una oposición que mantiene una ruta en la que exige «el cese del usurpador» -así llaman a Maduro- como objetivo principal para convocar unas elecciones libres.

Guaidó ha pedido insistentemente ayuda internacional para acabar con el Gobierno de Maduro y siempre ha tenido en EE UU su aliado incondicional. El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo desde un principio que todas las opciones estaban sobre la mesa, y el martes actuó. Trump decretó sanciones importantes para el régimen de Maduro. Bloqueó todas las actividades económicas, comerciales y financieras de Venezuela en EE UU. Una forma de ahogar más a un país falto de medicinas, alimentos y hasta de energía eléctrica, pero una manera de intentar convencer a Maduro de que abandone el Palacio de Miraflores.

Sin embargo, la respuesta del líder chavista fue contundente. Vía telefónica, entró en directo hoy en el programa 'Con el mazo dando' que presenta su mano derecha, Diosdado Cabello: «El pueblo de Venezuela se ha indignado y ha reaccionado con la furia bolivariana que Estados Unidos y su gobierno imperialista verá a partir de hoy de los días que están por venir. Justicia es lo que pide el pueblo frente a la vulgar agresión imperialista. Luego de evaluar todas las agresiones del gobierno imperialista y fascista de Donald Trump, luego de ver la actitud de sectores golpistas que aplauden las agresiones contra nuestra patria, a pesar de que ya están en Barbados para la reunión, tomé la decisión de parar todo. Ya basta», manifestó Maduro.

En el mismo programa, que cuenta con un público mayoritariamente militar, el mandatario también mostró cara de víctima. Dijo que no existía gobierno alguno que se pusiera a dialogar con una oposición extremista, confesó que había partidarios que le preguntaban cómo dialogaba con gente que había incluso intentado matarlo, gente que ha pedido una invasión militar en el país: «Pero después de que el imperialismo haya dado esta puñalada trapera al alma de Venezuela, y ellos hayan salido a festejarlo, vamos a activar una contraofensiva; queremos justicia contra estos vende patrias. Quieren batalla, pues vamos para la batalla», añadió.

El Ejecutivo venezolano ha programado para el sábado una gran jornada mundial de protesta en contra de las agresiones del Gobierno de Donald Trump y en solidaridad con Venezuela: «No seremos colonia gringa, ni colonia de nadie», añadió Nicolás Maduro.

Más información