Un empresario se suicida de un tiro en la cabeza en Brasil frente al ministro de Energía

Imagen de archivo de agentes brasileños. /
Imagen de archivo de agentes brasileños.

Su compañía paralizó sus actividades hace aproximadamente dos meses por problemas en caja

EFESao Paulo (Brasil)

Un empresario brasileño se suicidó este jueves de un disparo en la cabeza frente al ministro de Minas y Energía de Brasil, Bento Albuquerque, y el gobernador del estado de Sergipe, Belivaldo Chagas, según confirmaron fuentes oficiales. Los hechos se produjeron durante la apertura de un seminario sobre el mercado de gas en un hotel de la localidad de Aracajú, capital del estado brasileño de Sergipe.

Según relataron algunos testigos a medios locales, el empresario Sadi Gitz se levantó tras el discurso del gobernador, hizo el amago de pronunciar algunas palabras y a continuación se disparó en la cabeza con un arma calibre 38.

Gitz era propietario de la empresa Cerámica Escurial, la cual atravesaba dificultades financieras desde hacía años, en parte por el aumento del precio del gas, y se había acogido a la ley de quiebras. «Sabíamos que Sadi tenía problemas de carácter financiero, por problemas con su empresa. Venía conversando con la Sergas (compañía de gas del estado de Sergipe) y lamentablemente en un momento de debilidad cometió el suicidio», dijo el gobernador en declaraciones a medios locales.

El gobierno de Sergipe, por su parte, emitió un comunicado oficial en el que lamentó lo ocurrido e informó que, por respeto, el seminario «Simposio de oportunidades - Nuevo escenario en la cadena de gas en Sergipe» fue cancelado. «Lamentamos el triste episodio, justamente en un evento en el que fueron apuntados caminos concretos para hacer viable la producción de un gas más barato en el estado», señala la nota del gobierno regional. «Nuestro Gobierno presta solidaridad a los familiares y amigos. Que Dios pueda confortarles en este momento», agrega el comunicado.

El empresario, de 70 años, era natural del estado de Rio Grande do Sul (sur de Brasil) y llegó a Sergipe en la década de los 80, donde montó una fábrica de cerámicas en la localidad de Nossa Senhora do Socorro. La empresa paralizó sus actividades hace aproximadamente dos meses por problemas en caja y en su momento atribuyó la situación de las cuentas «al precio del gas cobrado por Sergas».

Temas

Brasil