El Amazonas, 'el pulmón del planeta': 5 cosas a tener en cuenta

La Amazonía alberga un santuario de biodiversidad único en el mundo. / Afp

Es el bosque tropical más grande del mundo -con una superficie de 5,5 millones de kilómetros cuadrados- y un santuario de biodiversidad único la Tierra

COLPISA/AFP

La Amazonia es el bosque tropical más grande del mundo, con una superficie de 5,5 millones de kilómetros cuadrados, un tesoro ecológico amenazado por la creciente deforestación y los incendios forestales. Es importante conocer los cinco aspectos que definen a esta región:

1
Santuario de la biodiversidad

La cuenca del Amazonas, que abarca 7,4 millones de kilómetros cuadrados, cubre casi el 40% de América Latina y se extiende por nueve países: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela. Alrededor del 60% está en Brasil.

La selva amazónica, de la cual 2,1 millones de kilómetros cuadrados son zonas protegidas, alberga un santuario de biodiversidad único en el mundo. Una cuarta parte de las especies de la Tierra se encuentran allí, es decir, 30.000 tipos de plantas, 2.500 especies de peces, 1.500 de aves, 500 de mamíferos, 550 de reptiles y 2,5 millones de insectos, según la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA). En los últimos 20 años, se han descubierto 2.200 nuevas especies de plantas y vertebrados, hecho que deja ver aún más clara la riqueza del territorio.

2
'Pulmón de la Tierra'

La Amazonia contiene un tercio de los bosques primarios del mundo y, a través del río Amazonas y sus afluentes, proporciona el 20% del agua dulce no congelada de la Tierra.

El Amazonas es el río más grande del mundo y, según una investigación realizada en 2007, es también el más largo, con una extensión de 6.900 kilómetros.

El bosque actúa como un sumidero de carbono, pues absorbe más CO2 del que emite y libera oxígeno, además de almacenar de 90.000 a 140.000 millones de toneladas de CO2, lo que ayuda a regular el calentamiento global, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Este último aspecto está cambiando, ya que debido a la deforestación, la capacidad de absorción de CO2 se está reduciendo.

3
420 tribus

La Amazonia ha estado habitada durante al menos 11.000 años y hoy cuenta con 34 millones de personas, de las cuales dos tercios viven en ciudades.

La cifra de población india en el Amazonas asciende a casi tres millones de personas, distribuidas en 420 tribus diferentes. Del total de tribus, 60 viven en total aislamiento, ha señalado la OTCA, fijando en 86 el número de lenguas habladas por los indios, y en 650 la cifra de dialectos.

La tribu amazónica más grande es la Tikuna, que cuenta con unos 40.000 repartidos por Brasil, Perú y Colombia, según la organización Survival International, que ha señalado también el nombre del jefe indio brasileño de la tribu Kayapo, Raoni Metuktire, que tras viajar tres décadas por el mundo pidiendo la preservación del bosque y de su población indígena, ha sido reconocido como el principal activistas en la campaña contra la deforestación del territorio.

4
Manaos, la capital amazónica

Manaos es la capital del estado de Amazonas (norte), la más grande de Brasil (1,5 millones de km2). El territorio, fundado por los portugueses en 1669 a orillas del río Negro, cerca de su confluencia con el río Amazonas, cuenta con una población de 1,8 millones de habitantes.

Después de una rápida expansión a fines del siglo XIX debido al comercio del caucho, la ciudad entró en declive, una situación que cambió con la creación de una zona de libre comercio en 1967.

En la actualidad, Manaos dedica su actividad económica a importar repuestos e insumos y exportar productos finales, especialmente equipos electrónicos. Su sector industrial ha convertido a la ciudad en el tercer centro financiero principal de Brasil, después de Sao Paulo y Río de Janeiro.

5
Deforestación masiva

Según el WWF, casi el 20% de la selva amazónica ha desaparecido en el último medio siglo.

Desde que el presidente de Brasil, el utraderechista Jair Bolsonaro, asumió el poder a principios de 2019, la tasa de deforestación medida en julio fue casi cuatro veces mayor que el año anterior, según un sistema satelital utilizado por el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) y conocido con el nombre de DETER.

Según el INPE, que rastrea la tala de la selva tropical, alrededor de 2.254 km2 de la selva amazónica fueron cortados en julio, un aumento del 278% respecto al año anterior. Las cifras del Insituto muestran que se registraron cerca de 73.000 incendios forestales en Brasil (en el Amazonas principalmente) entre enero y agosto de este año, un dato que resulta impactante si se compara con los 39.759 incendios regisrados en 2018.

Las señaladas como principales causas de la deforestación han sido la producción de soja y ganadería, la construcción de represas hidroeléctricas y carreteras, la industria minera, los incendios forestales y la explotación de recursos minerales como oro, cobre, tantalio, hierro, níquel y manganeso.

Más información