Bolsonaro pretende que su hijo sea el embajador brasileño en Estados Unidos

Fotografía de archivo fechada el 7 de noviembre de 2019 que muestra al diputado Eduardo Bolsonaro (i), hijo del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro (d), mientras escucha a su padre durante una rueda de prensa. /Efe
Fotografía de archivo fechada el 7 de noviembre de 2019 que muestra al diputado Eduardo Bolsonaro (i), hijo del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro (d), mientras escucha a su padre durante una rueda de prensa. / Efe

La propuesta parece contar con el beneplácito de Trump, que también podría designar a uno de sus descendientes para dirigir la legación en Brasil

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

Malestar, vergüenza y polémica provocó ayer en Brasil la decisión de Jair Bolsonaro de escoger a su hijo Eduardo, de 35 años, como posible embajador en Washington. La controvertida propuesta, que humilló al tradicional cuerpo diplomático, causó también reparos entre jueces, senadores y militares después de que fuera defendida por el presidente con argumentos considerados oprobiosos. «No es un aventurero, inclusive se acaba de casar», aseguró el padre.

La noticia se ha filtrado además en medio de un ambiente inflamable generado por el debate sobre la reforma de pensiones en el Parlamento. Tan mal ha caído la iniciativa que el secretario de Gobierno, Luiz Eduardo Ramos, y el propio Eduardo advirtieron de que la decisión definitiva se tomará hoy en una reunión privada con Bolsonaro padre. Entretanto, fuentes del Gobierno anunciaron al diario 'O'Globo' que si Eduardo es designado, el tercer hijo de Donald Trump, Eric, sería nombrado titular de la legación norteamericana en Brasilia.

Eduardo Bolsonaro, que es diputado, tiene, al parecer, vínculos estrechos con el estratega de campaña de Trump, Steve Bannon, y con el yerno del presidente, Jared Kushner. Bannon es el impulsor de 'El movimiento', una internacional de ultraderecha que ya escogió a al hijo de Bolsonaro como su representante en Brasil. «Es extraordinariamente talentoso», dijo Bannon sobre el candidato a embajador, homófobo y contrario al feminismo. Para el padre es la mejor opción. «En el fondo todos queremos que nuestros hijos sean mejores que nosotros y yo tengo la certeza de que Eduardo es mucho mejor que yo», destacó.

Durante la visita de Bolsonaro a Estados Unidos en marzo, Eduardo fue invitado por Trump a sumarse a la cumbre presidencial en el Despacho Oval en la que, sin embargo, no participó el ministro de Exteriores, Ernesto Araújo. «Es amigo de los hijos de Trump, habla inglés y español, y tiene una vivencia muy grande del mundo», subrayó el presidente brasileño al negar que se tratara de un caso de nepotismo.

«Un desafío muy grande»

Eduardo Bolsonaro fue el diputado más votado en Brasil en las últimas elecciones. Es presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara y acompaña a su padre en sus viajes al exterior. «Es un desafío muy grande, pero colocaría las relaciones (brasileño-estadounidenses) en otro nivel», aseguró él mismo.

Aun así, su eventual nombramiento causa rechazo entre diplomáticos de carrera, militares y jueces. Uno de los magistrados del Supremo Tribunal Federal, Marco Aurelio Mello, sostuvo ayer que era una «pésima» idea, y los senadores, que deberán confirmarlo, están divididos. Algunos creen que es un derecho del presidente, mientras otros sostienen que es un mal chiste y adelantan su rechazo.

Entretanto, Eduardo Bolsonaro se reunió ayer con Araújo, quien consideró que el nombramiento sería «excelente». Al ser consultado sobre su experiencia para el puesto, el hijo del presidente recordó que ya vivió en Estados Unidos durante un intercambio estudiantil, frió hamburguesas en Maine y estuvo en Colorado para mejorar su inglés. «Vi como es el trato receptivo del norteamericano con los brasileños. Entonces creo que es un trabajo que puedo hacer», manifestó sin reparos.