Alemania debate volver a instaurar el servicio militar obligatorio

La falta de confianza en Trump y la amenaza de Putin lleva al partido de Merkel a pensar en revivir la 'mili', suspendida en 2011

MARÍA MOLINOS BERLÍN.

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller federal alemana, Angela Merkel, acaba de desenterrar un debate que se creía olvidado. La vuelta del servicio militar obligatorio, una práctica que se suspendió en 2011 para dejar paso a un Ejército profesional. Las razones detrás de este movimiento, que emula los acometidos recientemente por algunos países nórdicos y bálticos, son el progresivo distanciamiento con los Estados Unidos de Donald Trump y la creciente agresividad de la Rusia de Vladímir Putin.

La secretaria general de la CDU, Annegrett Kramp-Karrenbauer, una persona muy próxima a Merkel, ha encendido la mecha. Está estudiando incluir entre las propuestas para el próximo congreso del partido, que se celebrará este otoño, un punto que hable de una «obligación general de prestación», publicaba ayer el diario 'Bild am Sonntag'. Kramp-Karrenbauer, una estrella emergente en la formación conservadora, está recabando apoyos entre los cuadros de la fuerza política para detallar esta iniciativa. Para ver si se presenta como una vuelta a una 'mili' clásica, de doce meses y por quintas, aunque ahora sería obligatoria para hombres y mujeres, o si busca una modalidad intermedia como una prestación social.

LA CLAVE

Según el rotativo conservador 'Frankfurter Allgemeine Zeitung' y el 'Bild', la mano derecha de Merkel en el partido está sopesando apoyos y viendo si finalmente se obliga a todos los jóvenes -hombres y mujeres- a pasar por las Fuerzas Armadas, si se pone en marcha tan solo una fuerza de voluntarios de apoyo al Ejército profesional o se establece una prestación social obligatoria, pero no exclusivamente militar. Lo que está claro es que Kramp-Karrenbauer quiere una «obligación general de prestación». Alemania se uniría así a una tendencia que se ha consolidado en los últimos años en el norte de Europa, entre los bálticos y los escandinavos, desde que Rusia se anexionó de forma ilegal en 2014 la península ucraniana de Crimea.

Respaldo juvenil

El presidente de la Junge Unión, las juventudes de la CDU, Paul Ziemiak, ha apoyado esta medida. «Vivimos en un país maravilloso y rico. Un año de servicio social da la opción de devolver algo y a la vez reforzar la cohesión en el país», afirmó en declaraciones al 'Bild am Sonntag'.

En el 'Frankfurter Allgemeine Zeitung', por su parte, dos diputados conservadores muy próximos a la Bundeswehr (Ejército alemán) propugnaban restablecer el servicio obligatorio en las actuales circunstancias. Son los parlamentarios Patrick Sensburg, teniente coronel en la reserva, y su colega Oswin Veith, presidente de la Asociación de Reservistas alemanes. Además, una encuesta publicada ayer por el 'Welt am Sonntag' apuntaba un respaldo social en este sentido. El estudio de la casa demoscópica Civey concluía que un 55,6% de los alemanes respalda recuperar la 'mili', mientras que 39,6% estaba en contra. El debate se ha suscitado a raíz de la consolidación de varias tendencias en política mundial que preocupan sobremanera en Alemania. De un lado, el distanciamiento de Estados Unidos de sus aliados tradicionales y su desdén por los compromisos transatlánticos. En particular, sus dudas sobre la vigencia del artículo 5 del Tratado de la OTAN, por el que todos los miembros saldrían en respuesta al ataque a uno de ellos.

de los alemanes se muestra a favor de recuperar la 'mili' mientras un 39,6% lo rechaza, según un estudio reciente.

 

Fotos

Vídeos