Más de cien estudiantes desaparecen tras un ataque de Boko Haram

GERARDO ELORRIAGA

Los cuerpos de seguridad nigerianos han reconocido la desaparición de 111 alumnas tras el ataque de Boko Haram a una escuela de secundaria situada en el noreste del país el lunes. Abdulmaliki Sumonu, comisionado de la Policía del Estado de Yobe, sorprendió ayer a la opinión pública al reconocer que el número de estudiantes en paradero desconocido es mucho más elevado del que se había supuesto, originalmente estimado en cincuenta víctimas. Aunque el director de la institución ha asegurado que no se produjeron heridos ni secuestros durante el asalto, fuentes locales indican que se han recuperado al menos cuatro cadáveres de jóvenes.

Una columna formada por dieciocho camiones artillados irrumpió, sobre las siete de la mañana, en la localidad de Dapchi. Los guerrilleros se dirigieron hacia los albergues donde residían unas 740 adolescentes. El sonido de los disparos alertó a profesores y alumnos, que buscaron refugio en la ciudad o huyeron hacia bosques y aldeas cercanas. El hecho tuvo lugar tan solo una semana después de que el Ejército se replegara del lugar y, tras controlar sus accesos, los invasores se dedicaron al saqueo antes de huir perseguidos por las tropas.

El desconcierto aumenta ante las contradicciones de los testimonios. Algunos testigos sostienen que los radicales se limitaron a saquear los almacenes del centro educativo, mientras que otros afirman que numerosas chicas fueron obligadas a subir a uno de los vehículos. En una anterior declaración a la prensa, Sumonu advirtió de que el allanamiento tuvo lugar sin daños personales.

El suceso tiene lugar cuando está próximo el cuarto aniversario del secuestro masivo de la escuela de Chibok. Entonces, los yihadistas raptaron a 270 jóvenes, un botín utilizado para negociar con la Administración la liberación de presos y el pago de unos dos millones de euros.

El 'raid' acaeció el mismo día en el que el Gobierno ofreció 3 millones de nairas (unos 6.700 euros) por pistas que conduzcan al apresamiento de Abubakar Shekau, líder del grupo. El ataque a Dapchi también proporciona dudas sobre la derrota del movimiento radical. La población afectada se halla a 200 kilómetros de la reserva natural de Sambisa y a unos 400 del lago Chad, los reductos de las fuerzas yihadistas, lo que hace suponer que mantienen contingentes en la parte nororiental de Nigeria.

 

Fotos

Vídeos