Las aerolíneas se enfrentan a un largo proceso para reflotar los 737 MAX

ERIC M. JOHNSON

seattle. Una vez que los reguladores globales autoricen a volar de nuevo al 737 MAX de Boeing, puesto en cuarentena después de varios accidentes mortales, las aerolíneas deberán enfrentarse a un esfuerzo sin precedentes para lograr que despeguen los aviones que esperan en los hangares desde marzo. La rápida puesta en marcha de estos aparatos, un modelo que se vendió con rapidez debido a su eficiencia de combustible, mayor alcance y capacidad de pasajeros, es crucial para optimizar las rutas de las aerolíneas y mejorar los márgenes de beneficios después de la cancelación obligada de miles de vuelos.

Boeing dijo el jueves que estaba en proceso de presentar un plan de capacitación piloto a la Administración Federal de Aviación de EE UU (FAA) para su aprobación, para que después cada aerolínea desarrolle su propio programa de capacitación con el visto bueno de las autoridades. La compañía indicó que había completado más de 207 pruebas de vuelo durante más de 360 horas con el 737 MAX modificado. Además, dijo que ha acompañado los cambios con pruebas en simulador. Este punto es importante porque países como Canadá requieren capacitación de pilotos en simuladores, mientras que la FAA recomienda solo pruebas de iPad.

Los reguladores internacionales se reunirán el próximo jueves para revisar el software de Boeing y los planes de capacitación, aunque persisten dudas sobre la rapidez con que las autoridades extranjeras darán vía libre a los nuevos vuelos. En Estados Unidos, las aerolíneas tendrán además que revisar una lista de verificación que elaborará la Administración Federal de Aviación (FAA).

Estos trabajos, que variarán según el operador, incluirán el ciclo de los motores, el cambio y llenado de fluidos, la eliminación de las cubiertas de los motores y la realización de controles eléctricos e hidráulicos de rutina. Independientemente de estas tareas, todas las aerolíneas tendrán que instalar el nuevo software y completar la preparación adicional de sus pilotos.