La UE activa su diplomacia contra la Ley Helms-Burton

Llegada del buque 'Adonia', primer crucero estadounidense en llegar a La Habana hace tres años. :: Adalberto ROQUE / AFP
/
Llegada del buque 'Adonia', primer crucero estadounidense en llegar a La Habana hace tres años. :: Adalberto ROQUE / AFP

Washington permite desde ayer presentar demandas en sus juzgados contra firmas extranjeras en Cuba

N. AURRECOECHEA

Estados Unidos dio ayer luz verde a la plena aplicación de la Ley Helms-Burton, que en su Título III, hasta ahora inactivo, permite presentar en sus juzgados demandas contra empresas que hagan negocio con los bienes confiscados por las autoridades cubanas tras la Revolución de 1959. La Unión Europea, que ya se había opuesto a esta decisión, avisó a Washington que recurrirá a «todas las medidas adecuadas» para minimizar sus consecuencias. Bruselas emitió un comunicado en el que lamentó «profundamente» la plena aplicación de la ley y consideró que «debilita» la asociación transatlántica.

La entrada en vigor hoy de ese artículo, que estaba suspendido desde su promulgación por el rechazo causado a nivel internacional, «supone una violación de los compromisos asumidos en los acuerdos UE-Estados Unidos de 1997 y 1998, que ambas partes han respetado sin interrupción desde entonces», indicó la alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini.

Bruselas está dispuesta a recurrir a los derechos que le «otorga la Organización Mundial del Comercio y a usar el estatuto de bloqueo de la UE», que prohíbe aplicar en territorio comunitario las sentencias de tribunales estadounidenses relacionadas con el Título III de la Ley Helms-Burton. Además permite a los demandados recibir indemnizaciones por daños a través de procedimientos judiciales contra sus demandantes en las cortes europeas.

LAS CLAVES La empresa de cruceros Carnival ya ha recibido dos denuncias en los tribunales federales de Miami Bruselas, dispuesta a usar el Estatuto de bloqueo para las sentencias contra ciudadanos europeos

La embajadora de Cuba ante la UE, Norma Goicochea, dijo ayer esperar que el bloque tome «todas las medidas» para proteger a sus inversionistas en la isla. En el caso concreto de España, cuyas empresas dominan gran parte del mercado hotelero cubano, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ya ha anticipado que es necesario que la UE acuda de nuevo a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Reforzar las sanciones

La activación del título tercero de la ley ya estaba prevista, pero se produce además en plena crisis con Venezuela, por la que Washington quiere reforzar las sanciones contra Cuba. El presidente de EE UU, Donald Trump, amenazó el martes pasado con imponer a la isla un «embargo completo y el máximo de sanciones» por el apoyo del Gobierno de Díaz-Canel al régimen de Nicolás Maduro.

El mandatario cubano acusó a Washington de «mentir» y aseguró que «no hay fuerza, amenaza o bloqueo» que pueda apartar al país de sus «principios solidarios» hacia sus aliados. El presidente del Tribunal Supremo Popular de Cuba, Rubén Remigio Ferro, advirtió que «el mundo deberá definirse si se rebela contra esta norma extraterritorial, violatoria del derecho internacional, o si se deja avasallar por los designios del imperio».

La empresa de cruceros Carnival ha sido la primera demandada, en los tribunales federales de Miami, por el uso de instalaciones portuarias en Cuba que, tras la revolución de 1959, fueron expropiadas a sus dueños sin compensación. Contra ella interpusieron ayer denuncias Javier García Bengoechea, que dice ser el legítimo propietario del puerto de Santiago de Cuba, y Mickael Behn, cuya familia originaria de Kentucky poseía la compañía Havana Docks Corporation en el puerto habanero hasta que les fue confiscada.

Precisamente ayer se cumplieron tres años de la llegada del primer crucero estadounidense al puerto de La Habana en más de medio siglo. El Adonia, de la empresa Fathom, filial de Carnival, arribó a la terminal 'Sierra Maestra' del puerto habanero el 2 de mayo de 2016 con 704 pasajeros a bordo.