Luz verde para la construcción del puente sobre el Guadalhorce

Recreación del puente sobre el Guadalhorce./SUR
Recreación del puente sobre el Guadalhorce. / SUR

La Diputación Provincial asumirá 900.000 euros del presupuesto final de la obra, que cuenta con un plazo de seis meses de ejecución

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El puente sobre la desembocadura del Guadalhorce cuenta desde ayer con todos los permisos que dan luz verde a su construcción. Tras un largo periodo de marañas administrativas (los responsables de su construcción lo anunciaron hace más de cuatro años), finalmente hay vía libre para que el proyecto salga de las recreaciones virtuales y los planos y permita a los malagueños cruzar de una orilla a la otra en el paraje natural. La autorización llega después de que la Diputación haya tenido que adaptar el formato de la infraestructura a los reparos de la Junta de Andalucía, modificación que se anunció el pasado mes de abril.

En aquella fecha, el director de Fomento e Infraestructuras de la Diputación, Andrés Gutiérrez Istria, relató que en estos años se han mantenido numerosas reuniones que han derivado en una serie de cambios con respecto al proyecto inicial pero que harán posible la conexión de la Senda Litoral a su paso por la desembocadura. El puente definitivo estará ubicado más al norte que el inicial, a la altura del estadio de atletismo. Además, según las indicaciones del Gobierno andaluz, se ha proyectado un vallado y se han mejorado los caminos que conectarán la pasarela con Sacaba Beach y el antiguo puente ferroviario. De igual manera se ha mejorado la cimentación y se ha otorgado de más altura a la estructura.

Según ha sabido SUR a través de fuentes cercanas al proyecto, la Diputación aportará una cantidad de 900.000 euros de la inversión total, que ronda los 1,8 millones de euros –estaba previsto que la totalidad del coste fuese afrontada a partes iguales junto al Ayuntamiento de la capital–. El presupuesto inicial era de 1,5 millones de euros pero las modificaciones del proyecto por las indicaciones de la Junta elevaron la cifra a la definitiva.

El puente, construido en madera laminada tendrá una longitud total de unos 270 metros lineales y contará con una anchura de paso útil que ronda los tres metros. Está destinado a peatones, ciclistas y corredores y pretende ser un atractivo más para el espacio natural de la desembocadura del Guadalhorce, un lugar cada vez más frecuentado.

La estructura contará con siete vanos de los que el central será el que cuente con una mayor amplitud, 66 metros. Las barandillas se construirán en curva por razones estéticas pero también de seguridad, ya que de esta manera son más difíciles de escalar. De momento se desconoce cuándo comenzarán los trabajos, ya que está proyecto de licitar ahora que todos los permisos están en regla, pero, una vez arranquen, los técnicos han previsto un plazo de ejecución de seis meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos