Veinte vecinos de Alhaurín de la Torre llevan dos años sin agua por no poder regularizar sus casas

Calle Tamarillo, donde hay 20 vecinos sin agua. /SUR
Calle Tamarillo, donde hay 20 vecinos sin agua. / SUR

El Ayuntamiento sostiene que la calle en la que hay que hacer la canalización es privada, en contra de la documentación de los residentes afectados

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Una veintena de vecinos de seis viviendas irregulares llevan dos años librando una batalla legal para conseguir que el agua llegue a sus grifos. Se trata de un conjunto de casas de calle Tamarillo, un diseminado rural no urbanizable en de Alhaurín de la Torre, justo en el límite con Cártama. Los afectados viven sin estar conectados a la red de suministro público por una serie de complejas circunstancias administrativas que actualmente se ha encallado en un punto aparentemente sencillo: la titularidad de la calle en la que hay que hacer la zanja necesaria para enganchar las viviendas a la red.

El proceso comenzó con una serie de reuniones con la empresa pública que gestiona el agua en la localidad, en la que para conseguir que el Ayuntamiento incluyera a los vecinos en la red se les dijo que necesitaban constituirse como comunidad de vecinos, y eso hicieron, explica un portavoz de los afectados. «Ellos nos pondrían un totalizador para la comunidad y nosotros nos haríamos cargo de pagarle el agua al Ayuntamiento, lo mismo que un bloque de vecinos», añade.

Con el primer escollo salvado y una parte de las obras ya iniciada, se encontraron con la negativa de un particular, propietario de los terrenos. Los vecinos trataron entonces de demostrar que dicho camino es público, y tras dejar de lado la mediación, decidieron hacer la canalización en las propias parcelas. Ahora tan solo queda poder conectar las tuberías, para lo que hay que intervenir sin remedio en la vía conflictiva haciendo una zanja de unos dos metros. En el debate sobre la titularidad ha intervenido la concejala de la oposición, Micaela García (PSOE), que ha presentado una moción pidiendo que se hagan las obras necesarias ya que considera que la vía es de propiedad municipal al estar en el inventario del Ayuntamiento.

Desde el Ayuntamiento explican que el vecino que asegura ser propietario del camino ha presentado una reclamación a la inscripción en de la vía el inventario municipal. «Es un conflicto privado que ha llegado al Ayuntamiento, que ayudará si se puede, pero dentro de la legalidad».

Aseguran además que la principal condición que se les ha puesto a los vecinos es que hagan una Declaración de Asimilado Fuera de Ordenación (DAFO), una forma simplificada de regularizar la situación urbanística de las viviendas, para lo que cada vecino debería invertir en un arquitecto que les haga los planos, además de pagar las tasas correspondientes. «No tenemos problemas en regularizar las casas, pero, si se hace, que lo hagan con todas», explican los afectados, que recuerdan que en la propia calle hay inquilinos en la misma situación pero que sí tienen agua. Tanto los vecinos como el PSOE de la localidad consideran, además, que el argumento del DAFO no es válido, ya que, según García, el decreto Andaluz que regula la conexión de agua domiciliaria establece que si no hay licencia, un informe de la entidad local es válido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos