Simulacro de altos vientos

Bomberos descienden por un cable al accidentado ficticio. /F. T.
Bomberos descienden por un cable al accidentado ficticio. / F. T.

El Consorcio de Bomberos, compañeros de Sevilla y efectivos del 112 participan en una compleja maniobra a 78 metros de altura Endesa celebra la primera simulación de rescate en un molino eólico en Andalucía

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Los operarios trabajan en los molinos eólicos a 78 metros de altura. Cualquier incidente requeriría de un rescate coordinado, ágil y, sobre todo, planificado. Por ello, Endesa, a través de su división de energías renovables, Enel Green Power España, celebró ayer el primer simulacro de extracción en el parque eólico de Angosturas (18 aerogeneradores con 36MW de potencia), ubicado en Campillos.

Según explicaron ayer desde la compañía eléctrica, el objetivo del simulacro era el de poner a prueba la activación de los planes de emergencia existentes para prevenir incidentes en las instalaciones y estar preparados para actuar de manera segura y efectiva en el caso de producirse, «minimizando además el tiempo de respuesta». Asimismo, trabajando de forma colaborativa, «se contribuye al entrenamiento de los cuerpos implicados en las tareas de coordinación, rescate y evacuación».

El simulacro celebrado ayer en el Parque Eólico de Angosturas se realizó en colaboración con Bomberos del Ayuntamiento de Sevilla, el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga y el Servicio de Emergencias 112. Según destacan desde la compañía, el éxito del simulacro de ayer servirá de impulso para iniciar un protocolo de actuación donde se colaborará, por parte de Endesa, facilitando sus instalaciones eólicas para que lleven a cabo prácticas formativas conjuntas.

El operativo que se celebró ayer se inició en torno a las 10 de la mañana, cuando se recrearon las condiciones un accidente de un técnico que estaba trabajando en la parte superior de la torre, conocida como góndola, a 78 metros de altura, supuestamente durante unas labores rutinarias de mantenimiento. El trabajador quedó sin capacidad de movimiento, circunstancia en la que se habrían activado los protocolos de rescate de los cuerpos de bomberos.

Los efectivos de bomberos accedi-eron por el interior del aerogenerador hasta donde se encontraba la víctima ficticia, asegurando su postura en una camilla junto con los sanitarios de Emergencias 112. Una vez en la camilla, el descenso de la víctima se realizó a través de un cable de acero por el que se descolgó un equipo especializado.

Desde la compañía explican: «Este ejercicio práctico ha sido posible gracias a la colaboración que desde hace tiempo mantiene Endesa y el Servicio de Prevención, Extinción de Incendio y Salvamento del Ayuntamiento de Sevilla que ha hecho posible que otros Servicios, como el Consorcio Provincial Bomberos de Málaga puedan formarse en este tipo de actuación en altura y poder ofrecer una respuesta adecuada en caso de una actuación real, así como la comprobación del procedimiento de activación de Endesa conforme a su Plan de Autoprotección».

La celebración de este simulacro se desarrolló sin que se vea afectado el normal funcionamiento del Parque. Tras la finalización del ejercicio, los participantes analizaron el desarrollo del mismo, las acciones llevadas a cabo y las actuaciones de mejora para futuras incidencias.