SUR Ronda

Hacer vino en 28 metros cuadrados

José Verdugo, en las instalaciones. /V. M.
José Verdugo, en las instalaciones. / V. M.

Benalauría cuenta con la bodega más pequeña de la provincia, que prevé sacar en breve 1.200 botellas de su primer Moscatel seco

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

28 metros cuadrados, ni uno más, ni uno menos. En esta superficie con la que cuenta la bodega más pequeña de la provincia de Málaga, llamada así, Bodega 28 metros cuadrados, José Verdugo y sus socios hacen vino y en breve prevén sacar su primera producción: 1.200 botellas de su Moscatel seco. Estas instalaciones se encuentran en Benalauría, en el Valle del Genal, y están adheridas a la llamada Ruta del Vino de Ronda y de Málaga, un itinerario certificado por la Asociación española de ciudades del vino (Acevin), que inicialmente nació en la ciudad del Tajo y que se está ampliando al resto de la provincia, de ahí su nombre, un proceso largo, aunque ya se han sumado distintos ayuntamientos de otras comarcas, según indicaron desde la Asociación de bodegueros y viticultores de la Serranía de Ronda. Bodega 28 metros cuadrados forma parte de este proyecto, que atrae cada vez a más enoturistas, por su singularidad.

Y es que Verdugo afirma, para no pillarse los dedos, como se dice coloquialmente, que posiblemente la suya, es la bodega más pequeña del mundo. Evidentemente, para realizar las labores que comprende la elaboración de esta bebida, se valen de otros espacios, pero el vino se hace en esta antigua cuadra.

«Se trata de una bodega familiar, pequeña, teníamos un cuadrada vieja, nos gusta el vino, somos un grupo de amigos y queríamos montar algo», comentó Verdugo sobre el origen de esta bodega que se localiza en pleno núcleo urbano de Benalauría. «Exactamente, la bodega tiene 28 metros cuadrados, la planta del edificio», añadió y explicó que este mes de septiembre tienen previsto lanzar un Tempranillo.

Sobre su primer vino, Verdugo subrayó que se trata de un vino potente en aroma, fresco y seco. «Habitualmente, los moscateles son dulces, pero entendemos que en esta zona el moscatel tiene mucha más salida, más allá de un vino de licor», expresó.

Apuesta por lo autóctono

La uva que utiliza esta bodega procede de Manilva, zona dedicada a la vid tradicionalmente en la provincia de Málaga. «No tenemos producción propia de uva, pero el próximo año vamos a solicitar la plantación en Benalauría», afirmó Verdugo. 28 metros cuadrados, además, pretende seguir potenciando su singularidad, ya que tienen en mente investigar el cultivo de antiguas variedades de uvas del Genal, presentes antes de que la enfermedad de la filoxera, como ocurrió en el resto de Málaga, arrasase con los viñedos en este punto. «Estamos estudiando ya las variedades Beba y Uva del Rey y la Piñuela. Manuel Gutiérrez es nuestro enólogo», desveló

En la actualidad es posible visitar esta bodega, lo que incluye un paseo también por Benalauría, ya que las instalaciones están situadas junto a la Ayuntamiento. De momento, 28 metros cuadrados no tiene intención de crecer mucho y quiere quedarse, como tope, en las alrededor de 8.000 botellas de producción, que se prevén introducir en restaurantes y tiendas de Ronda y la Costa del Sol.

Temas

Ronda