Ronda reabre sus Baños Árabes tras la inundación que sufrió el monumento

Se está construyendo un nuevo muro./S. V.
Se está construyendo un nuevo muro. / S. V.

Una riada del Guadalevín, por las lluvias de octubre, anegó el interior del espacio y tumbó un muro, lo que causó daños por más de 200.000 euros

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

Pudo haber sido una desastre pero, finalmente, todo quedó en un gran susto. El fuerte temporal que azotó a la provincia de Málaga a finales del pasado mes de octubre, especialmente a la localidad de Campillos, también dejó su huella en Ronda. Los Baños Árabes, uno de los monumentos más visitados de la ciudad del Tajo, que datan del siglo XIII y que se alzan como los mejor conservados de la Península Ibérica, sufrieron la crudeza de las intensas precipitaciones que provocaron la crecida del río Guadalevín, ante el gran aporte que recibió este cauce del arroyo de las Culebras, con el que confluye en este punto. La situación se tradujo en la anegación del interior del enclave que es propiedad de la Junta de Andalucía, aunque su gestión está en manos del Ayuntamiento, de la empresa municipal Turismo de Ronda, S. A.

Prácticamente tres meses después del desastre, en los que el monumento ha estado cerrado, éste acaba de abrir sus puertas de nuevo al público. No obstante, aún se están llevando a cabo trabajos de reparación que son compatibles con la entrada de turistas, rondeños y visitantes.

De este modo, cabe recordar que las salas interiores quedaron llenas de lodo y que éste tuvo que ser retirado, llevando a cabo una limpieza integral. Igualmente, la riada se llevó por delante todo el mobiliario y equipamiento, que ha tenido que ser repuesto, y destrozó parte de un muro del perímetro exterior que cayó al Guadalevín. En un principio se creyó que esta infraestructura era más antigua, pero se levantó en el siglo XX, en los cincuenta. También se produjeron destrozos en las zonas de jardín, se cayeron árboles y se perdió la pila de una tenería.

El entonces consejero de Cultura se desplazó hasta la zona y se realizó una primera estimación de daños por valor de 98.000 euros. Finalmente, el Gobierno andaluz costeará arreglos por 174.000 euros y el Ayuntamiento aportará 30.000. «Hay que tener en cuenta también las pérdidas que se han producido durante los meses que los Baños han estado cerrados», explicó la edil de Turismo, Isabel Barriga, al tiempo que añadió que las obras del muro que se están desarrollando, tras eliminar los restos del anterior, se encuentran al 15% de su ejecución y que la actuación podría terminar en marzo. Corre a cargo del arquitecto rondeño Sergio Valadez, autor también de otras intervenciones en el patrimonio de la ciudad, como la remodelación del Paseo de los Ingleses o la creación de las cubiertas de la Colegiata de Santa María de la Encarnación La Mayor, que permiten disfrutar de la vista de Ronda desde el edificio más alto de su conjunto histórico.

«Van a buen ritmo, aunque las lluvias podrían retrasar su finalización. Se está cuidando mucho el impacto visual del muro y se está haciendo un doble amurallamiento», comentó la edil de Turismo e insistió: «Se llenó todo de lodo, hasta el techo, nos temíamos lo peor... no sabíamos qué nos íbamos a encontrar», expresó.

Limpieza más profunda

Por otro lado, la concejala de Turismo indicó que se va a llevar a cabo una limpieza más profunda del interior de los Baños Árabes, de las tres salas de baño que se conservan y de las cubiertas con bóvedas de cañón, con tragaluces en forma de estrella, que se comunican por arcos de medio punto. «Hemos pedido varios presupuestos a restauradores. Creo que puede ser un atractivo más para la visita, ver cómo trabaja este profesional», dijo Barriga y recordó que el Ayuntamiento ingresa la recaudación por las visitas con el compromiso de reinvertir dicha ganancia en los Baños (según los últimos datos disponibles, entre enero y junio de 2018, se registraron un total de 31.867 visitantes).

En la misma línea, ésta indicó que se propondrá a la Junta un proyecto para hacer accesibles los Baños Árabes, con la instalación de elementos que permitan salvar las escaleras a personas con discapacidad. «Queremos que puedan visitarlos todas las personas», afirmó la responsable de Turismo que, finalmente, quiso destacar que aún queda pendiente en los Baños Árabes continuar con las excavaciones.

Este enclave llegó a quedar sepultado por las crecidas del río Guadalevín y las excavaciones realizadas a partir de 1935 permitieron sacarlo de nuevo a la luz. Además de las salas anteriormente citadas, se conservan parte de las calderas y de los sistemas de conducción de agua.