SUR Ronda

«Ronda necesita una mejora de las comunicaciones»

González, en el interior del hotel. /V. M.
González, en el interior del hotel. / V. M.

Javier González está al frente del emblemático hotel Reina Victoria, en la actualidad gestionado por la cadena Catalonia

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

¿Desde cuándo está al frente de este emblemático hotel?

En marzo de 2013, siendo director de un hotel de la cadena en Sevilla, recibí una llamada en la que me proponían ponerme al frente del Catalonia Reina Victoria. ¡No dudé ni un segundo! Yo ya lo conocía y la verdad es que me hizo muchísima ilusión aceptar la propuesta de dirigir este emblemático hotel en está mágica ciudad de Ronda. Un reto y una gran oportunidad de poder gestionar uno de los establecimientos hoteleros de la ciudad con más historia.

¿Qué tiene de especial este hotel? 

Es un hotel inigualable y con gran encanto. Antes incluso de entrar ya podemos disfrutar de ese paseo de palmeras que lo presenta al visitante, sus tejados y contraventanas verdes, sus chimeneas… Ya dentro es como una casa grande, señorial, con todo el encanto de antes y toda la comodidad actual, donde sientes la calidez de sus estancias, la luz que tiene al estar en la misma cornisa del Tajo, sus maravillosas vistas con gran variedad cromática dependiendo de la época del año en que lo visites, sus maravillosos atardeceres…. Pero lo que lo que lo hace verdaderamente especial es la dedicación de cada una de las personas que pertenecen al equipo del hotel al conseguir que nuestros clientes disfruten de una estancia única y memorable.

¿De qué instalaciones dispone? 

El hotel dispone de 95 Habitaciones de siete tipologías, bar, restaurante, gimnasio, Spa, piscina y jacuzzi exterior, salones de eventos, jardines y por supuesto, una ubicación espectacular en la cornisa del Tajo con unas vistas únicas.

Es un lugar ideal para la celebración de bodas, ¿han aumentado en los últimos años? 

El Hotel Reina Victoria siempre ha sido uno de los lugares favoritos para la celebración de los eventos sociales de la ciudad. Desde que el hotel se renovó en 2012, se han realizado más de un centenar de bodas con una media de unas 25 celebraciones al año. En los últimos años recibimos, ya no solo público local o comarcal, sino que hemos tenido varias bodas con parejas de todas partes del mundo que de alguna manera estaban vinculadas con la ciudad. Y es que Ronda, sin duda, enamora y ayuda a muchas personas a que su gran día se pueda llevar a cabo tal y como lo soñaron.

¿Cómo se encuentra el sector?

El turismo y el sector hotelero tienen sus curvas que dependen mayormente de los factores socioeconómicos. Desde que Catalonia llegó a Ronda en 2012, gestionando el Catalonia Reina Victoria, el número de pernoctaciones ha ido siempre en aumento, por eso se decidió apostar por un segundo establecimiento en la ciudad y se inauguró el Catalonia Ronda. Al igual que ocurre con el resto de Andalucía, la estacionalidad nos penaliza en los meses de noviembre a marzo. Creo que somos un destino de interior dentro de la provincia de Málaga con mucho que ofrecer y con experiencias complementarias al destino Costa del Sol.

¿Cuál es el perfil de su cliente?

El cliente del hotel es mayoritariamente centroeuropeo y norteamericano, con un poder adquisitivo medio alto y que viene a conocer la ciudad y a disfrutar de sus paisajes, su gastronomía y sus buenos vinos. También es importante la presencia del cliente nacional y el asiático. Como hotel con espacios para reuniones y eventos, además de una interesante oferta gastronómica, destacar que tenemos muchos eventos familiares de la comarca y a nivel empresa, trabajamos mucho con el sector de la automoción gracias al Circuito Ascari, que elige la ciudad por su gran oferta de actividades complementarias. Otros perfiles de cliente que se sienten atraídos por el Catalonia Reina Victoria son el turismo activo de ciclismo y motos, grupos y series turísticas… creo que el abanico es bastante completo.

Hable un poco de la estancia de Rilke, ¿qué queda en el hotel de esta estancia?

Rainer María Rilke llega a Ronda en 1910 profundamente angustiado ante la imposibilidad de escribir y buscando un refugio para su propio desasosiego. Ronda se convierte en una de las ciudades que más influyeron en su concepción estética y que con más afecto dibujó en sus escritos. El cambio que provoca Ronda en el poeta le permite escribir sin salir apenas del hotel, donde se hospeda durante tres meses. Es en la habitación 208 del Reina Victoria donde surge la Trilogía española, el poema El Ángel y las decenas de cartas remitidas a su conocido entorno de mujeres confidentes y amigos en los que les hablaba sin cesar de su fascinación por Ronda. En el Catalonia Reina Victoria recordamos el paso de Rilke por el hotel con una estatua en su honor en el mirador al cual hemos puesto su nombre, un espacio en nuestro bar con elementos de la época y libros del autor, que está dedicado a este gran poeta que se enamoró de nuestra ciudad: «He buscado por todas partes la ciudad soñada, y al fin la he encontrado en Ronda... No hay nada más inesperado en España que esta ciudad salvaje y montañera».

En general, desde su experiencia en el sector turístico, ¿qué cree que necesita la ciudad?

La ciudad de Ronda necesita una mejora en las comunicaciones. Sería interesante poner en marcha un plan estratégico por parte de la administración pública donde las infraestructuras de la ciudad fueran acordes al número de visitantes que se recibe. Todo esto, prestando la máxima atención en no incidir negativamente en la vida de los rondeños y preservando al máximo el maravilloso entorno que disfrutamos.

Temas

Ronda