SUR RONDA

Ronda concluirá otra legislatura sin su plan especial del conjunto histórico

Un rincón del espacio. /V. M.
Un rincón del espacio. / V. M.

El documento, que cuenta con el visto bueno de la consejería de Cultura, fue aprobado de forma inicial en 2009

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

Queda poco tiempo para que finalice otra legislatura en el Ayuntamiento de Ronda y entre los asuntos pendientes, de nuevo, quedará el Plan especial de protección del conjunto histórico de la ciudad del Tajo, un espacio que fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en los años sesenta. El documento en cuestión fue aprobado de forma inicial en 2009 (también cuenta con el visto bueno de la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía) y su tramitación se paralizó, sin que, desde entonces, los responsables municipales hayan podido sacar hacia delante esta herramienta de planeamiento urbanístico. Cabe recordar que el actual tripartito, entre el PSOE, el PA e IU, con la socialista Teresa Valdenebro a la cabeza, se marcó como uno de sus objetivos, al acceder al gobierno tras una moción de censura, en 2016, contra el PP, que estaba al frente del Ayuntamiento en minoría, aprobar definitivamente este plan.

La concejala de Patrimonio Histórico y Cultural, Francisca González, ha dejado entrever públicamente que el plan no podrá estar listo en esta legislatura, ya que la empresa encargada de sus redacción «no da señales de vida». «Estábamos a la espera de que el equipo redactor terminase y estamos un poco desconcertados», ha mantenido, al tiempo que ha afirmado que no caben reclamaciones y que Unicaja se hizo cargo del gasto. Ha lamentado el trabajo realizado desde su concejalía junto con la de Obras y Urbanismo.

El plan especial del conjunto histórico de Ronda, que ocupa una tercera parte, aproximadamente, del núcleo urbano, cuenta con déficits en cuanto a su gestión y conservación. La concejalía de Patrimonio Histórico y Cultural, que se creó bajo el mandato del tripartito, sí ha puesto en marcha una estrategia de movilidad sostenible con medidas como la regulación del tráfico en el eje de la Cuesta de las Imágenes, la calle Armiñán y el Puente Nuevo, con el propósito de reducir el flujo de tráfico en estos puntos. Esta medida ha despertado gran polémica, ya que cuenta con la oposición de vecinos del barrio de San Francisco, principalmente, de la zona sur de la ciudad que consideran que el corte parcial de tráfico en el Puente supone un aislamiento. Inicialmente, el Ayuntamiento implantó un horario de mañana y tarde y, desde principios de este año, la restricción solo está vigente por las mañanas. Un sistema de cámaras controla el paso de vehículos, ya que los residentes en La Ciudad está autorizados a circular sin restricciones, al igual que otras excepciones. El resto de los partidos políticos en Ronda también rechazan esta medida, sin que antes se habilite un vial alternativo.

El tripartito también ha solicitado, en varias ocasiones, fondos de la Unión Europea, del programa Edusi, con objeto de poner en valor el conjunto histórico. No obstante, el resultado ha sido negativo.

Tampoco el nuevo PGOU

En esta legislatura no se podrá rematar el plan del conjunto histórico, pero tampoco el nuevo PGOU, aunque, en este aspecto, el tripartito ya anunció que no sería posible. Actualmente sigue abierta la reclamación de la promotora de la urbanización de los Merinos, que pide al Ayuntamiento la devolución de en torno a 15 millones de euros que ingresó en las arcas municipales por los aprovechamientos urbanísticos. La urbanización no se ha construido finalmente, ante la sentencia del TS que tumbó su plan parcial argumentando falta de agua en la zona para abastecer el complejo. Con todo, Ronda, el Ayuntamiento, que se niega a devolver este dinero, lleva más de diez años intentando tramitar un nuevo PGOU.

Temas

Ronda