Un polígono industrial venido a menos en Ronda

Han proliferado gasolineras low cost (se está construyendo la cuarta) y grandes superficies comerciales en manos de asiáticos./Vanessa Melgar
Han proliferado gasolineras low cost (se está construyendo la cuarta) y grandes superficies comerciales en manos de asiáticos. / Vanessa Melgar

Denuncian que el espacio pierde cerca de 1.500 empleos en los últimos años

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

El polígono industrial de Ronda, denominado Polígono Industrial 'El Fuerte' por antiguas instalaciones militares que se asentaban en la zona, no atraviesa su mejor momento, ni ahora, ni desde hace años o casi desde su nacimiento en las décadas de los ochenta y noventa. El espacio, lejos de crecer y abanderar el desarrollo económico de la ciudad del Tajo, ha ido a lo largo de este tiempo dando pasos hacia atrás, convirtiéndose hoy en día en un polígono de servicios, es decir, concentrando, en su mayoría, empresas del sector terciario y segundos negocios ya establecidos en otros puntos de la localidad. Especialmente, llama la atención la proliferación de gasolineras low cost, ya que se está habilitando la cuarta a pocos metros de la estación 'La Tortuga' (con ésta última, convencional, serán cinco); y la proliferación de grandes superficies comerciales en manos de empresarios asiáticos.

Por otro lado, al hilo de la desaparición de industrias en la comarca, entre las que quedan en el polígono, que también cobija a dos tanatorios y al cementerio, destaca Mantequerías Arias, una fábrica que estuvo, no obstante, al borde del cierre hace tres años, por lo que sufrió una importante reestructuración que se saldó con 22 despidos. Hoy en día funciona con 27 trabajadores. También opera La Almazara de Ronda y Molino Don Félix, entre otras. Cerraron la textil Bonpunt, conocida como 'la fábrica de las bragas', y el matadero y sala de despiece de la avícola Aves Lázaro, entre otras. Muchos concesionarios también han cerrado o se han trasladado a otros puntos de la localidad.

El recinto, que despegó en la década de los noventa, acusa la pérdida de fábricas y alberga, en su mayoría, empresas de servicios

Con todo ello, entre otras voces, el ex alcalde y portavoz municipal de Alianza por Ronda (APR), Antonio Marín, estimó que en estos años se han perdido en torno a 1.500 puestos de trabajo en el polígono industrial. «La única solución que tendría sería su conversión en urbanizable, orientándolo o subvencionando la instalación de industrias agroalimentarias, las relacionadas con la manufacturación y reproducción de productos serranos», dijo Marín.

Su opinión coincidió con la intención del Ayuntamiento de trasladar el polígono y convertir en residencial el espacio que ocupa actualmente. En los trabajos para redactar un nuevo PGOU se planteaba ubicarlo junto a la carretera de El Burgo y la de Campillos, lo que mejoraría las comunicaciones, otro de los déficits que tiene este enclave, en consonancia con el problema, en general, de Ronda y su comarca.

Pero la ciudad del Tajo mantiene bloqueada la revisión de su planeamiento urbanístico desde hace más de diez años. La adjudicación de esta acción fue declarada nula al detectarse irregularidades en el proceso y, por otro lado, aún sigue pendiente el conflicto que mantiene el Ayuntamiento con la promotora de la urbanización de los Merinos, recogida en el actual PGOU. Ésta reclama al Consistorio la devolución de más de 15 millones de euros que ingresaron las arcas municipales en concepto de aprovechamientos urbanísticos y la administración municipal se niega a ello. La urbanización, con campos de golf, un hotel y viviendas de alta gama y que se proyectaba junto a la carretera a Cuevas del Becerro, no se construyó debido a una sentencia del Tribunal Supremo (TS) que tumbó el Plan Parcial de Ordenación (PPO) del proyecto al argumentar falta de recursos hídricos para mantenerla .

Sin acceso a la circunvalación

El polígono industrial de Ronda se creó cerrado, en cuello de botella y sin acceso a la circunvalación, situación que se corrigió entre 2005 y 2006, uniendo el polígono con la zona del Olivar de las Monjas y, por tanto, con la circunvalación. Se invirtieron 600.000 euros en esta conexión que solventó en problema pero no impidió la estampida de empresarios y, por ende, de trabajadores, desde 2011, aproximadamente. «Nunca se vio como un verdadero enclave o vivero de nuevas empresas y realmente se produjo un desdoblamiento de muchas empresas o negocios del centro o clásicos de Ronda que se desdoblaban o ampliaban negocio al polígono, pero no como una aventura o con idea  empresarial. Como ejemplos, muchos: Calzados la Bomba, Muebles Marinés, Cristalería Rondeña, El Pino Viejo, Imprenta Galindo, Aves Lázaro y otras que mantenían un punto comercial en el centro de Ronda», opinión Marín que abogó, mientras que se desbloquea la redacción del nuevo PGOU, por ampliar el suelo industrial hasta la circunvalación.

La mejora de las comunicaciones, el gran reto

El traslado de su polígono industrial es otra de las asignaturas pendientes que tiene el Ayuntamiento de Ronda, con la intención, sobre todo, de mejorar las comunicaciones del espacio. Su situación, y la de Ronda y la comarca en general en este sentido (la ciudad del Tajo es la única población de su categoría que no cuenta con una conexión por autovía), influyó en parte en la decisión de la rondeña MGI de no ubicar su centro logístico en Ronda. Se lo llevó a Lucena y ahora se trasladará a Antequera. Bodega Doña Felisa-Chinchilla, igualmente, abrió su centro logístico en Arriate y no en Ronda.

Temas

Ronda
 

Fotos

Vídeos