SUR Ronda

Opinión: Conversaciones de peluquería

Opinión: Conversaciones de peluquería

El tripartito en funciones metió la pata con la gestión del corte de tráfico en el Puente Nuevo, pero tarde o temprano, Ronda tendrá que afrontar este proyecto, como el resto de ciudades

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

Ayer fui a la peluquería. Tengo que visitar a Isa cada mes, por la rebeldía de mi pelo. Coincidí con una vecina del barrio de San Francisco, afectada por el corte de tráfico en el Puente Nuevo, harta, decía, de dar la vuelta por la circunvalación para subir a Ronda. Cuando se enteró de que era periodista y que dentro de poco menos de una hora, entonces, iba a cubrir la firma del pacto de gobierno entre el PP y APR, me preguntó cuándo se abriría el Puente, una promesa de la mayoría de los partidos que se han presentado a las elecciones. Me aventuré a decirle que, con toda seguridad, el lunes se podía pasar sin límite de horario por el monumento.

Sabía que iba a ser una de las primeras medidas del nuevo equipo de gobierno, no hace falta ser adivina, pero no la primerísima, ya que la futura alcaldesa, María de la Paz Fernández, dijo en la firma del acuerdo que una vez que tome posesión, que sea investida, firmará el decreto para abrir el Puente al tráfico, el mismo sábado. La vecina en cuestión se alegró, luego pensó y me preguntó: «¿Entonces porque presentan un proyecto para crear una alternativa?» (un vial alternativo junto con un centro de recepción de turistas por la zona del arroyo de las Culebras). Y aquí entronco con mi opinión, que le expuse. Tarde o temprano, Ronda tendrá que afrontar una regulación del tráfico en el conjunto histórico, ese que no está en su mejor momento. Con cortes en el Puente, de más o menos horas, con semáforos, con cámaras, con viales alternativos, trasladando el Conservatorio, sacando el Ayuntamiento de la zona... con mil medidas, pero se trata de un proyecto a largo plazo que la ciudad del Tajo tiene que encarar al igual que el resto de las ciudades que viven de su patrimonio. Si no, no vamos a ningún lado.

El todavía tripartito en funciones metió la pata, mucho. Se equivocó, en las formas, en la gestión de la medida, en el enfrentamiento de los vecinos, hubo cargos, y digo cargos elegidos por el pueblo, aunque el sistema lo desvirtúe en cierta medida, que perdieron demasiado las formas, pero en el fondo, el tripartito no iba mal encaminado y esto lo saben el resto de partidos. Por ello, se hace necesario, por parte de este próximo ejecutivo local y de los que vengan, ir amasando el terreno, creando cociencia, sin polémica, sin prisa, pero sin pausa.

Temas

Ronda