SUR Ronda

«En magia tienes que reinventarte constantemente»

Fran Moreno, Fran Qué /F. M.
Fran Moreno, Fran Qué / F. M.

El rondeño Fran Moreno, de nombre artístico Fran Qué, lleva 16 años dedicándose a la magia

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

¿Cuándo inició su carrera?

En 2000. Lo primero que hice frente al público fueron unos monólogos en un pub y eso cambió mi vida. En cuanto a la magia, que es a lo que me dedico profesionalmente, estamos hablando de hace ya casi 16 años, aunque antes estuve unos años trabajando como animador sociocultural y animador infantil y eso fue lo que hizo que despertase en mí el interés por el mundo del espectáculo. Mi evolución profesional ha sido un poco rara, yo estudié informática, incluso trabajé en ello durante casi cinco años. En ese periodo utilizaba las vacaciones y los fines de semana para actuar... En la vida iba a imaginar que me subiría a un escenario a hablar en público y, aún menos, a hacer magia.

¿Cómo comenzó? 

Recuerdo ver por primera vez un mago en persona: estábamos en una discoteca y había un mago haciendo magia al público que estábamos allí. Cogió una cuerda, me la acercó, me dijo que la cortase con unas tijeras por la mitad y con un soplido suyo, la cuerda estaba otra vez entera. Después de ver eso, me dije «Fran, eso tienes que aprender a hacerlo», así que junto con mi compañero Luigi Ludus nos pusimos manos a la obra y empezamos un curso de magia en Sevilla.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

De mi trabajo me gusta todo. Es un autentico privilegio dedicarte a lo que de verdad te gusta y te hace feliz, no todo el mundo puede presumir de ello y yo tengo la suerte de hacer y vivir de algo que me apasiona. Gracias a la magia he podido viajar mucho, conocer casi toda España y sobre todo, he tenido la oportunidad de conocer en estos viajes a muy buena gente y grandes magos.

¿Recuerda algún momento especial? 

Momentos especiales he vivido muchos… tal vez pueda destacar cuando presenté mi espectáculo «Franqueando» en el teatro Vicente Espinel de Ronda, en 2015. Ahí empezó mi andadura en solitario... el teatro lleno, muchos amigos y familiares entre el público… fue un día muy emotivo. También me quedo con la experiencia de haberme presentado dos veces al Congreso mágico nacional junto con Luigi. Fueron meses de duro trabajo para poder presentar los resultados frente a cientos de magos de toda España.

¿Y lo que menos?

Lo que peor llevo es todo el trabajo de oficina que conlleva el dedicarte a la magia, es decir, no solo es ensayar, idear y preparar los juegos y actuar, también hay que hacer de representante y vender los espectáculos, hay que diseñar carteles, preparar presupuestos y facturas…hay veces que pasan las semanas y apenas tengo tiempo para ensayar.

¿En qué proyectos está ahora inmerso, se puede innovar en su terreno? 

No solo es que se pueda innovar, es que ¡es algo fundamental! Siempre hay que pensar en cosas nuevas, nuevos juegos y formas de presentarlos, en la magia, si te estancas, estás perdido. En la magia hay que reinventarse constantemente. Llevo un par de años trabajando en un espectáculo para niños y niñas que me está dando muchas satisfacciones, es un show 100% dirigido a la prevención de la violencia de género. Ha sido muy difícil todo el proceso de creación, pero estoy orgulloso de haberlo hecho, creo que es el único espectáculo de estas características que hay en España y ahora casi todas mis energías están enfocadas en mover este show. Y lo próximo, que ya está cogiendo forma, es el nuevo espectáculo para teatros.

¿Cuál es la situación de su sector?

La última crisis nos hizo mucho daño, puede sonar a tópico, pero es la realidad. Los ayuntamientos y las entidades públicas, lo primero que hicieron es recortar en cultura y eso lo notamos muchísimo.  Y la parte privada… pues igual, nos convertimos en un articulo de «lujo», no lo digo porque seamos caros, sino porque somos lo que primero eliminaron de las fiestas. Por ejemplo, a la hora de planificar un cumpleaños infantil, lo primero era el local, la merienda… y si sobra dinero, pues el animador o el mago. Algo lógico si la economía de las familias no estaba bien. Ya llevamos varios años en los que sí se ha visto una gran mejoría tanto a nivel privado como público, y con respecto a esto último, falta mucho para que la cultura esté donde debe de estar, porque la cultura es fundamental para la sociedad.

¿Tiene algún referente? 

Cuando alguien empieza en la magia es normal fijarse en algún mago que te guste y a partir de ahí, hay que trabajar para conseguir una personalidad propia, una identidad que te defina.

Tengo varios referentes, pero me quedo con dos… Dani Daortiz y Juan Tamariz. Lo mejor de todo es que el primero de ellos es un grandísimo amigo y a Juan tengo la suerte de conocerlo y haber compartido muchos momentos junto a él.

Temas

Ronda