SUR Ronda

Inician la puesta en valor de los dólmenes de la Planilla

Parte de los restos. /SUR
Parte de los restos. / SUR

Constituyen los únicos restos prehistóricos que conserva Ronda en su término municipal en el entorno de la urbanización Arenal 2000, desconocidos y sometidos a abandono

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

La concejalía de Patrimonio Histórico y Cultural del Ayuntamiento de Ronda ha iniciado trabajos para la puesta en valor de los dólmenes de la Planilla, los únicos restos prehistóricos que conserva Ronda y que se sitúan en el entorno de la urbanización Arenal 2000. Éstos son desconocidos para la mayoría de los visitantes y de los rondeños y han estado sometidos al abandono. De hecho, en varias ocasiones se ha denunciado la presencia de basura y su uso como zona para que los perros defequen, entre otros problemas.

Este conjunto dolménico, compuesto por tres monumentos megalíticos, se sitúa a poca distancia de las viviendas. Se trata de enterramientos colectivos de la Prehistoria con entre cuatro y diez metros de galería. Su cronología podría ir de entre la segunda mitad del III Milenio a. C y comienzos del II Milenio.

La edil de Patrimonio Histórico y Cultural, Francisca González, ha explicado que se invertirán 38.000 euros en esta zona que se prevé recuperar para la ciudadanía, ha dicho. Las actuaciones se concretarán en la limpieza del área y en su adecuación naturalística, incluyendo zonas de sombra arbolada, mobiliario para el descanso, vallado del recinto, señalización, instalación de paneles interpretativos, implantación de senderos interiores...

«El descubrimiento de este conjunto dolménico aconteció en la década de los años ochenta del pasado siglo.  A pesar del tiempo transcurrido desde su descubrimiento, la actuación podrá frenar los problemas de conservación de este complejo dolménico localizado en pleno núcleo urbano, pero muy oculto para la ciudadanía», ha reiterado González.

«Se tratan de dólmenes de cámara, corredor y galerías cubiertas, con plantas de tendencia trapezoidal en las que se reserva la zona más ancha como cámara, formados por grandes ortostatos hincados y de plano y cubiertos por un montículo de tierra y piedras que normalmente lo delimitan y que generalmente lo hacen destacar sobre el terreno que lo circunda. No obstante, no podemos descartar la existencia de otros modelos de enterramientos, como son las cistas de carácter individual, ya que, de hecho, cabe la posibilidad de que, junto a uno de ellos existan algunas, incluso expoliadas desde antiguo», han explicado los arqueólogos municipales.

Temas

Ronda