La falta de lluvias pasa factura a la saca del corcho en la Serranía de Ronda

La falta de lluvias pasa factura a la saca del corcho en la Serranía de Ronda
V. M.

La comarca registra un descenso de la producción, que sí mantiene la calidad, ante la sequía, sobre todo en otoño y primavera

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

La Serranía de Ronda ha registrado este año un descenso en la producción de corcho, según estimaron desde la asociación agraria Asaja, debido, principalmente, a la falta de lluvias, una situación que ha pasado factura, como en el caso de otros recursos o cultivos, a esta zona de la provincia, la principal en cuanto al tejido vegetal que cubre los alcornoques, con en torno a 16.000 hectáreas, aproximadamente, de este árbol. Destaca el término municipal de Cortes de la Frontera, que posee una gran extensión en el Parque Natural de Los Alcornocales, pero también Ronda, y pueblos del Valle del Genal, como Gaucín, Jubrique, Alpandeire, Faraján, Genalguacil, Algatocín y Benarrabá; del Valle del Guadiaro, como son Jimera de Líbar, Montejaque y Benaoján; y Monda, Istán y también Ojén.

«El descenso en la recolección se debe sobre todo a un otoño y una primavera inusualmente secos», destacaron desde Asaja, mientras insistieron en que la saca ha comenzado este año un poco antes: «Se han tenido en cuenta las altas temperaturas de finales de junio y principios de julio», añadieron y subrayaron que la temperatura y la humedad son factores fundamentales para extraer el corcho, por lo que la saca ha sido complicada esta campaña.

Asaja señala una bajada del precio de venta del 15% respecto a la pasada extracción

Así, aunque desde esta organización no cuantificaron la producción total, sí insistieron en que la calidad del corcho es buena, pero que el calibre que se ha obtenido «es ligeramente inferior» a la pasada temporada.

Respecto a la venta, la mayoría del corcho viaja a Portugal, ante la ausencia de industrias que lo trabajen en la Serranía. Las operaciones dependen de la zona y de la forma de venta, es decir, si se lleva a cabo en el árbol o en pila (ya extraído). «El precio de compra en el árbol es menor, ya que el comprador tiene que correr con el gasto de la saca. Los precios de esta campaña están un 15 % más bajos que la pasada campaña», precisaron desde Asaja, aunque matizaron que este porcentaje podría variar, ya que se podría experimentar un pequeño repunte.

Cabe destacar que el corcho representa una fuente de ingresos para la mayoría de los municipios de la Serranía de Ronda. La extracción prácticamente se sigue realizando como antaño, es decir, manualmente por parte de hacheros, recogedores, arrieros, pesadores... que se enfrentan a las altas temperaturas que suelen azotar a la comarca en verano y también a dificultad del terreno. Uno de los problemas que tiene el sector es la dificultad para encontrar mano de obra y alimentar con sabia nueva las cuadrillas, ante la dureza del oficio.

Para los ayuntamientos, el corcho también supone un importante recurso. En el caso del de Ronda, por ejemplo, este año se prevé el ingreso de alrededor de 500.000 euros, aunque la cuantía depende de la parcela que se trabaje, puesto que el corcho se extrae cada diez años.

Temas

Ronda