Caminos que envuelven a Ronda

Ponen en valor los senderos de Albacar y los Arrabales en el entorno del municipio

Los trabajos en el camino de los Arrabales acaban de comenzar. /V. M.
Los trabajos en el camino de los Arrabales acaban de comenzar. / V. M.
Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

Durante la época musulmana se utilizaron, de forma mayoritaria, para lo que fueron concebidos, para comunicar lugares, especialmente, zonas productivas;y en la actualidad, la red de caminos que envuelve a Ronda está más enfocada al turista. El municipio cuenta con decenas de senderos que discurren por los bellos parajes naturales que atesora la localidad y desde los que se pueden obtener distintas, y sorprendentes, panorámicas. Hoy en día, son cientos y cientos de visitantes los que transitan por estos caminos, especialmente por los que se localizan en los alrededores del Tajo y el Puente Nuevo. El camino de los Molinos o la cuesta del Cachondeo, como se conoce popularmente, por su fuerte pendiente, es un ejemplo de ello. Desde ella se accede a la típica estampa de la garganta y su Puente Nuevo, una fotografía que pocos que se desplazan a Ronda quieren perderse.

El Ayuntamiento rondeño está inmerso en la puesta en valor de algunos de los caminos más populares, como es el caso de los caminos de Albacar y de los Arrabales. Además de mejorar estos senderos, se persigue hacerlos seguros, y ordenar, de alguna manera, el flujo turístico. En el primer caso, se están rematando las obras sobre una longitud de alrededor de 280 metros, con un presupuesto de casi 167.000 euros; y en el segundo, cuyos trabajo se han iniciado recientemente, la cuantía roza los 184.000 euros, para una superficie de 360 metros. El tercer proyecto que se está cociendo se refiere al camino de la Cijara. En este caso, se está redactando.

Con todo, la intención del Ayuntamiento es sacar más partido al entorno de Ronda y del Tajo, unos parajes que ya son un gran reclamo para los visitantes. En este proyecto se enmarca también la pasarela en el fondo de la garganta, una infraestructura que quiere construir el Consistorio, aunque la Junta de Andalucía, por su impacto, ha emitido un informe desfavorable. No obstante, el Consistorio quiere reunirse con Patrimonio Histórico para desbloquear la situación.

La ciudad del Tajo, que busca rescatar itinerarios de su pasado musulmán, prevé también mejorar el trayecto de la Cijara

Respecto a la puesta en valor de los caminos, la concejala de Turismo, Isabel Barriga, recordó que estas obras se están realizando gracias a la gestión de Turismo de Ronda, S. A. y que se persigue recuperar los caminos de la antigua Medina musulmana. Los fondos proceden, en el caso de los caminos de Albacar y los Arrabales, de la Junta y los responsables es de los proyectos son los arquitectos Sergio Valadez y Francisco Gil, como arquitecto y arquitecto técnico.

«Los resultados van a ser espectaculares. Estos dos caminos son el comienzo. Forman parte de un gran proyecto», dijo Barriga, al tiempo que indicó que la intención es solicitar cada año una subvención, o incluso valerse de recursos propios, para afrontar la mejora de más caminos.

Del Viento al Cristo

El camino de Albacar une la Puerta del Viento con la Puerta del Cristo, de las antiguas Murallas, y conecta con el camino de los Molinos. «Era una zona productiva, había molinos de aceite, ganado... este camino es bestialmente transitado. Durante la obra, no han parado de pasar turistas. Te explica que Ronda está encima de una piedra y se comprueba su poca accesibilidad, su valor defensivo, que era una ciudad muy difícil de invadir», indicó Valadez.

En Albacar se ha instalado un pavimento con piedra de Arroyo del Toro en disposición de espiga y se han recuperado los muros antiguos. «Es una obra muy compleja con pendientes del 35%. Hemos querido recuperar el carácter urbano que tuvo este camino», añadió.

Respecto al camino de los Arrabales, conecta la zona de los Baños Árabes, el aparcamiento del restaurante Clemente, con la calle Espíritu Santo. «Fue un camino muy importante, ya que la entrada de toda la zona de levante llegaba a los Baños o bien entraba por la puerta de los Esparteros, que está al lado del Espíritu Santo. Atravesaba también todo el arrabal de San Miguel y era también una zona productiva», relató Valadez. En este caso, se dotará al camino, hasta ahora, una vereda, de pavimento y en el futuro se podrá iluminar.

Sobre el camino de la Cijara, se prevé actuar desde la bajada a los Baños Árabes, recuperando la escalera que sube hasta la puerta de la Cijara y el paseo interno de la Muralla que sale a calle Armiñán. El estudio de Valadez está redactando el proyecto para el que el Ayuntamiento tendrá que buscar fondos.

Pavimento que se ha instalado en el camino de Albacar.
Pavimento que se ha instalado en el camino de Albacar. / S. V.