SUR Ronda

El Ayuntamiento decreta el cierre definitivo de la actividad de la Casa del Rey Moro

La Mina, que en la actualidad se puede visitar junto con los Jardines. /V. M.
La Mina, que en la actualidad se puede visitar junto con los Jardines. / V. M.

El Consistorio, que prevé ejecutar la medida el próximo lunes, pide al propietario que rehabilite el inmueble del siglo XVIII

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

El Ayuntamiento de Ronda ha decretado el cierre definitivo de la actividad de la Casa del Rey Moro, un inmueble del siglo XVIII que se sitúa en las Cornisas del Tajo y que fue construido por la Duquesa de Parcent. Éste es propiedad actualmente de un empresario alemán, Jochen Knie, que lo adqurió en 1995 para habilitar un hotel. El espacio incluye la Mina, una mina de captación de agua, de origen árabe, que se usó también con fines defensivos aprovechando la grieta vertical en una de las paredes del Tajo, con una escalera de más de 200 peldaños; y los Jardines, que fueron diseñados por el arquitecto paisajista Forestier en 1923, a petición de la Duquesa. Ambos enclaves están declarados bienes de interés cultural (BICs) por la Junta de Andalucía y constituyen los espacios que se pueden visitar hoy en día. No ocurre así con la Casa, que se encuentra en mal estado y cerrada. De hecho, el Ayuntamiento exige al propietario su rehabilitación, de ahí, dicho decreto que se prevé ejecutar el próximo lunes, 22 de abril.

El cierre definitivo de la actividad fue notificado ayer al dueño de la Casa, por parte de una pareja de agentes de la Policía Local, mientras en el interior del inmueble se llevaba a cabo la presentación de una fuente que formaba parte de los Jardines y que fue expoliada hace 2o años. Se cree que data de entre finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX y que sería de fabricación otomana o de la India moghul. Tras su recuperación, ha sido restaurada e instalada en su lugar.

En marzo de 2018, el Ayuntamiento ya anunció el cierre cautelar de la actividad de la Casa, lo que motivó, posteriormente, que la propiedad de ésta interpusiera una denuncia por presunta prevaricación contra la alcaldesa de Ronda, Teresa Valdenebro, y los ediles de Obras y Urbanismo, Francisco Márquez, y de Turismo, Isabel Barriga, entre otros, por lo que están siendo investigados por un juzgado rondeño. Ambas partes mantienen así un enfrentamiento que está en manos de la justicia y que ha motivado varias denuncias.

Cabe recordar que en 1997 este empresario y el Consistorio firmaron un convenio por el que esta administración se comprometió a promover la habilitación de un hotel en la Casa y Knie, a rehabilitar y conservar el inmueble. Este acuerdo acabó también en la vía judicial y el Ayuntamiento tuvo que acatar una sentencia del TSJA por la que se le condenó a pagar en torno a 94.000 euros al propietario por incumplimiento del convenio. Se señala, entre otros, que el Ayuntamiento incumplió la tramitación para cambiar el uso de las parcelas, de residencial y uso cultural privado, a turístico y hotelero.

Knie ha asegurado que el interior del inmueble está mal, pero que se han acometido trabajos para frenar el aumento del deterioro. Así, trabaja en un nuevo proyecto, del que no quiso desvelar detalles, que prevé presentar a la Junta de Andalucía y a la nueva Corporación municipal, tras las elecciones locales. El uso de la Casa no será privativo, ha manifestado.

Temas

Ronda