La ampliación de la Ruta del vino de Ronda al resto de la provincia toma forma

Recibió más de 36.000 enoturistas el año pasado. /V. M.
Recibió más de 36.000 enoturistas el año pasado. / V. M.

Impulsan la adhesión de ayuntamientos para incorporar después bodegas y establecimientos y servicios turísticos

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

La Ruta del Vino de Ronda y Málaga, hasta el año pasado, Ruta del Vino de Ronda, comienza a tomar cuerpo, un proyecto que prevé ampliar el recorrido certificado por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) de la ciudad de Tajo y su Serranía al resto de la provincia de Málaga; y que tiene por delante un largo y arduo recorrido para materializarse. Según indicó Pedro Morales, responsable de la Ruta y presidente de la Asociación de bodegueros y viticultores de la Serranía de Ronda, ya forman parte de la misma los ayuntamientos de Sayalonga, Cómpeta, Moclinejo y Mollina y otros 12 consistorio malagueños han mostrado su interés por adherirse a esta ruta que, según los datos de Acevin, recibió en 2018 más de 36.000 visitantes, lo que supuso un crecimiento, ya que el año anterior el número fue de en torno a 30.000. «De las 29 rutas que hay en España, somos la 11 en número de visitantes y somos la única con más extranjeros que nacionales», afirmó Morales.

Éste explicó que, en primer lugar, deben ser los ayuntamientos de cada municipio los que se sumen a la Ruta y, posteriormente, mediante una auditoría sobre los recursos turísticos con los que cuenta cada localidad, susceptibles de ser socios, se acometería su entrada. Además, actualmente, solo pueden sumarse localidades que formen parte de las denominaciones de origen Málaga, Sierras de Málaga y Pasas de Málaga, un requisito que se espera salvar.

Los consistorios de Sayalonga, Moclinejo, Cómpeta y Mollina ya forman parte

El itinerario, certificado por Acevin, podría pasar de alrededor de 60 a 500 socios

«Está aprobado que todos los municipios puedan entrar, pero aún no se ha autorizado por parte de la Junta de Andalucía, es un mero trámite», añadió este también viticultor y expresó que bodegas, hoteles, restaurantes, guías turísticos... pueden unirse a la Ruta que en noviembre enfrentará otra renovación por parte de Acevin, que establece una serie de requisitos, en pro de la calidad del servicio que ofrecen las rutas. «Una vez que pasemos la renovación, tenemos otros dos años para trabajar en las nuevas incorporaciones», aclaró Morales que quiso destacar que se trata de un proyecto a largo plazo y que también hay que trabajar la formación de los posibles socios. «Con que uno de ellos no cumpla con los requisitos, no se renueva la certificación. Se busca la calidad», puntualizó.

Nuevo logotipo

Ya se ha diseñado también un nuevo logotipo para la Ruta del vino de Ronda y Málaga que será presentado el próximo mes de mayo. Igualmente, está previsto renovar toda la señalización que actualmente está instalada en Ronda y la comarca y también en otros puntos.

Con todo ello, Morales prevé que se pasaría de dos (Ronda y Arriate) a una veintena de ayuntamientos adheridos y de 60 a medio millar de socios, aproximadamente. «La Ruta está funcionando muy bien en la actualidad», aseguró. Ronda y la Serranía cuentan con más de la mitad de las bodegas que existen en la provincia malagueña.