Las protestas por las prefabricadas se extienden a La Campiña de Cártama

Baños en las prefabricadas de Cártama. /
Baños en las prefabricadas de Cártama.

Los padres del cuarto instituto de Rincón denuncian que el aire acondicionado no funciona bien porque la conexión de luz es de obra

EUGENIO CABEZAS y FRANCISCO GUTIÉRREZ

Las protestas y quejas por las aulas prefabricadas se extienden a otros municipios de la provincia. Padres de alumnos del colegio La Campiña, en la Estación de Cártama, han hecho pública su protesta por la situación en la que se encuentran estas instalaciones prefabricadas en las que estudian sus hijos, en concreto los baños, que se han convertido en almacenes de cajas, maderas y otros materiales. Además, los inodoros no tienen ningún tipo de separación, como se aprecia en la fotografía. Estos baños, además, son utilizados tanto por niños y niñas como por el profesorado que da clase en estas aulas prefabricadadas, unos 60 alumnos de 5 y 6 años.

En Estación de Cártama se está construyendo un nuevo colegio, con una inversión de 2,65 millones de euros. Mientras se termina, los alumnos están escolarizados en prefabricadas situadas en el CEIP La Campiña y en el IES Cartima.

Por otra parte, en Rincón de la Victoria, los progenitores de los 240 alumnos que han iniciado el curso en 'caracolas' junto a las obras del cuarto instituto, en Torre de Benagalbón, denuncian que siguen sin solucionarse los problemas de climatización de los módulos, ya que el recinto cuenta con luz de obra, por lo que no tiene potencia suficiente. Los padres acudieron ayer a visitar las instalaciones junto a una responsable del IES.

 

Fotos

Vídeos