Moteros contra el cáncer

La concentración anual de Alhaurín el Grande destinará sus beneficios íntegros a la asociación Un sí por la vida

Miembros del Motoclub Fahala. /SUR
Miembros del Motoclub Fahala. / SUR
Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Los moteros de Alhaurín el Grande han hecho un llamamiento al resto de aficionados de las dos ruedas de la provincia y de Andalucía. La concentración anual que desde hace cuatro años organiza el Motoclub Fahala se celebrará este domingo, pero esta vez la diversión tendrá un objetivo mayor: todos los beneficios del encuentro se destinarán a la asociación Un sí por la vida - unidos contr el cáncer, una entidad benéfica asentada desde 2014 en la localidad que se dedica a acompañar a pacientes y familiares en su particular batalla contra la enfermedad.

La concentración comenzará a las 10 de la mañana del domingo, hora a la que llegarán moteros de otros clubes procedentes de distintos puntos de la geografía (la anterior edición reunió a más de 1.500 personas). Se realizará una ruta mototurística por el municipio, se lanzarán cohetes en recuerdo a los moteros que ya no están y se celebrarán distintas actividades en el espacio del recinto ferial de Alhaurín el grande. Entre ellas, una exhibición de coches y motos clásicas, además de la visita de coches de competición de Radical Iberia por parte de NASCAR Fans España.

Para colaborar con la asociación se ha dispuesto un guardarropa solidario y se preparará una paella de la mano del chef Outman. Además, se instalará un circuito de motos del Templo del Motor donde se impartirán clases con monitores titulados (los pequeños tendrán equipación incluida y casco). Al mismo tiempo, Juan el Granadino, Archi, Grenlys Motril, Motos Maños Racing y Motos Rando expondrán las últimas novedades de sus casas en varios espacios expositivos.

La barra será gestionada por la asociación, y el resto de beneficios se destinarán de forma íntegra. El presidente del club, José Javier Herrero, recuerda a SUR que «la esencia del motero de verdad es la de ayudar». Desde la primera edición de la concentración se le abrieron las puertas a Un sí por la vida, salvo que esta vez se hará en su totalidad, añade Herrero. «Hace mucha falta, la asociación se mueve mucho, los conocemos desde hace tiempo y queremos echar una mano». Confía en que el hecho de que esta edición sea íntegramente solidaria anime a más participantes. «Ya tenemos confirmadas varias rutas que llegarán desde Málaga, este año vamos a liarla bien».

Alhaurín el Grande es un municipio muy conectado. El vínculo entre los dos colectivos llega por distintos lazos, uno de ellos son Paqui (antigua beneficiaria de Un sí por la vida y ahora voluntaria) y su pareja, José Luis. «Cuando nos enteramos de que Paqui superó el cáncer de mama y tuvo a su hijo nos dio mucha emoción», sensaciones que se tradujeron en «ganas de colaborar». La pareja es la imagen promocional del evento a través de una fotografía que se empleó para un calendario benéfico en la que aparecen los dos a lomos de la Suzuki de José Luis.

Otra de las entidades que colaboran es el bar motero K2, regentado por Zacarías Yesa, cuyo establecimiento será, ya por la tarde, otro de los puntos calientes de la concentración. «Hemos querido aportar todo lo que estaba en nuestra mano.

La asociación

Este domingo, los moteros de Málaga están llamados a participar en un encuentro único con el que ayudar a los que ayudan en Alhaurín el Grande. Aunque la sede se encuentra en ese municipio, la organización colabora con todas aquellas personas que lo necesitan desde cualquier localidad del Valle del Guadalhorce, El Burgo y Yunquera. La base fundamental de Un Sí Por La Vida es la unión del esfuerzo de los voluntarios y socios por un mismo fin. Dentro de la atención integral necesaria para los enfermos oncológicos y sus familiares, el colectivo ofrece distintos servicios entre los que destacan: fisioterapia especializada, yoga, atención psicológica, actividades grupales y charlas divulgativas.