El manifiesto de las vergüenzas del Guadalhorce

Imagen de archivo de basura acumulada en el Guadalhorce. /Salvador Salas
Imagen de archivo de basura acumulada en el Guadalhorce. / Salvador Salas

El activista Paco Rueda redacta un documento donde señala a las administraciones los problemas históricos de la comarca

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

La comarca del Valle del Guadalhorce puede estar orgullosa de contar con un tejido social activo que ha sabido reaccionar ante casi la mayoría de los problemas que la han amenazado. La plataforma pro Hospital del Guadalhorce está a punto de hacer historia tras conseguir la apertura del centro sanitario, al igual que el colectivo que luchó hasta conseguir la carretera de Casapalma, vital para el eje de Coín. Uno de ellos fue Paco Rueda, que lejos de darse por vencido ha emprendido un ambicioso proyecto:redactar un manifiesto con el que unir a todos los partidos políticos, asociaciones y ciudadanos para denunciar las vergüenzas de la comarca, «que siguen siendo muchas», remarca.

«Desde hace tiempo ronda por mi cabeza la idea, mi humilde aportación para iniciar el muy necesario proceso de análisis, reflexión y debate que estableciera el Guadalhorce que queremos para el futuro», arranca la introducción del manifiesto, que se titula 'Una comarca marginada'.

El primero de los capítulos –el único que ya está finalizado–, está dedicado a la sanidad. Más allá del conocido problema hospitalario –en 2005 se prometió el centro y todavía no está funcionando por completo, aunque se prevé que lo haga antes de finales de año–, Rueda señala los grandes problemas que sufren los municipios pequeños. «El Valle del Guadalhorce y Sierra de las Nieves son el farolillo rojo a nivel provincial con el Hospital Clínico Universitario», reza el documento. «No hay más que darse una vuelta por los centros de salud de Alhaurín el Grande, Cártama, Coín o el resto de los municipios de la comarca y sobre todo por sus servicios de urgencias para darse cuenta de esta preocupante realidad», apunta.

Además de la sanidad, el manifiesto hará un recorrido por otros asuntos complejos que deben ser resueltos, o cuanto menos abordados, lo antes posible. Uno de esos puntos será la falta de depuración en la comarca, un problema «histórico» que no puede dejar que el reloj corra. La depuradora de Coín, Pizarra y Álora entrará en funcionamiento en 2019 si se cumplen las previsiones, pero esta infraestructura no pondrá fin a la penosa realidad:el Guadalhorce recoge las aguas residuales de más de 100.000 personas sin ninguna depuración (actualmente solo Alhaurín de la Torre cumple con la normativa). Queda por proyectar la EDAR que procese las aguas de Alhaurín el Grande y Cártama, un proyecto que está en manos de la Junta de Andalucía pero del que todavía se desconocen la mayoría de los detalles.

Rueda pretende alinear a la población, y sobre todo a los partidos políticos, en torno a las graves deficiencias de la comarca. Carreteras, sequía, fomento de la comarca y otros capítulos se irán añadiendo al manifiesto en una plataforma digital.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos