Las lluvias reabren el antiguo vertedero y arrastran basura a la carretera en Carratraca

La apertura ha creado una cañada por la que salen los vertidos. /I. G.
La apertura ha creado una cañada por la que salen los vertidos. / I. G.

Los vecinos exigen que se clausure de forma definitiva, mientras que la alcaldesa asegura haber notificado yaesta incidencia

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Las consecuencia de las lluvias del pasado domingo –y que significaron la mayor tromba de agua en la provincia– tardarán en conocerse del todo. Ese es el caso de Carratraca, en el que los vecinos ya están denunciando que con las inundaciones se ha reabierto el antiguo vertedero, lo que a su vez ha conllevado una serie de vertidos en la carretera. Según ha podido saber este periódico, dicho vertedero se encuentra en la zona de la carretera Carratraca-Ardales, aunque lleva varios años sin utilidad.

Al no haberse tomado una decisión definitiva al respecto y no haberse arreglado del todo, hace un tiempo reventaron dos alcantarillas. Entonces retiraron la basura y se volvió a clausurar. Sin embargo, ahora estas dos alcantarillas han hecho una cañada de grandes dimensiones y los vertidos han vuelto a llegar a la carretera.

De esta manera, la zona está llena de botellas, garrafas y otra serie de basura. «Lo que tiene que hacer la Junta es reparar la alcantarilla. El vertedero estaba enterrado y ha vuelto a aflorar; y aunque se arregle esto puede volver a pasar», sostienen algunos de estos vecinos.

Preguntada por esta cuestión a la alcaldesa de Carratraca, Francisca Jiménez, ésta aseguró tener conocimiento de este vertido. «Es uno de los temas que estamos trasladando respecto de las consecuencias de las lluvias, así que esperamos que se puedan solucionar en la mayor brevedad posible, aunque no depende de nosotros», aseguró.

Sin agua

Aunque Campillos y Teba fueron los municipios más afectados por las lluvias del domingo pasado, Carratraca también trata de reponerse tras el impacto de la tormenta. En los primeros días, varios vecinos de zonas rurales permanecían incomunicados por las riadas que convirtieron los caminos en barro. Según explicó entonces la alcaldesa de la localidad, todo el pueblo estaba «agotado» tras días de trabajo intenso. «Los operarios municipales trabajarán toda la noche para devolver el agua potable», añadía. No en vano, hasta este pasado martes la localidad entera se quedó sin suministro de agua, hasta que por fin los trabajos permitieron recuperarlo.

A pesar de que algunos estaban peor que otros, muchas de las carreteras de la zona se vieron directamente afectadas; y otras, como la de Carratraca-Ardales, lo están debido a cuestiones como el vertido del antiguo vertedero. Asimismo, uno de los colegios se vio afectado después de que se cayera un muro. Los daños sobre esta estructura aún se están analizando por parte de la Junta de Andalucía y de la delegación de Educación, según las últimas informaciones recogidas por este periódico.

Es la segunda vez que se abre.
Es la segunda vez que se abre. / I. G.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos