El juez obliga al Ayuntamiento a adelantar la moción de censura de Alhaurín el Grande

Imagen de Ledesma el día que anunció la convocatoria de la Moción de Censura para el próximo 11 de mayo. /SUR
Imagen de Ledesma el día que anunció la convocatoria de la Moción de Censura para el próximo 11 de mayo. / SUR

Considera que la fecha escogida es «fraudulenta» porque la sesión se había convocado el mismo día que ese disuelve la corporación por las municipales

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El caso de la moción de censura de Alhaurín el Grande continúa enredándose. Una nueva providencia del magistrado titular del juzgado número 6 de lo contencioso administrativo de Málaga, que falló a favor de la oposición al considerar que la votación nunca debió interrumpirse, vuelve a dar un toque de atención al Ayuntamiento. Esta última comunicación formal, a la que SUR ha tenido acceso, obliga al secretario municipal a adelantar el pleno el que se votará de nuevo la moción, convocado para el once de mayo. Las razones del juez son claras:la fecha escogida es «fraudulenta» ya que coincide con la «disolución de la corporación» de cara a las próximas elecciones municipales (26 de mayo). El Ayuntamiento tiene cinco días para establecer una nueva cita dentro del periodo de vigencia.

La convocatoria para el once de mayo ya había generado polémica antes incluso de la intervención del juez. La oposición la llevó al juzgado para denunciar que incumplía la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg). Esta establece que los plenos de moción de censura se deben celebrar a los diez días hábiles una vez se notifica la existencia de un candidato. Por esa razón, además de por la evidente cercanía con la fecha de las elecciones, los partidos demandantes consideraban en su denuncia que la fecha era una «burla» a la sentencia del juzgado y pedía que se notificase a la Fiscalía por entorpecimiento de la ejecución de la sentencia.

En la providencia, el juez deja claro que la elección de la fecha está elegida con la intención expresa de «impedir de facto» el cumplimiento de la resolución definitiva. En el auto completo, el juez se refiere a la cercanía de la disolución de las corporaciones locales por las elecciones, si bien los gobiernos municipales no se disuelven antes de las votaciones sino que trabajan en funciones después de los comicios tal y como se recoge en la Loreg. Por tanto, existe un pequeño resquicio de forma que quizá sea empleado por los servicios jurídicos del Ayuntamiento para contradecir la decisión judicial. De momento, según ha informado a SUR la alcaldesa de la localidad, Toñi Ledesma, los abogados están «estudiando» los argumentos del magistrado a la espera de recibir la notificación oficial que les obliga a adelantar la votación.

Hasta la fecha, el Ayuntamiento y el juzgado número 6 han intercambiado decenas de escritos. Una vez se dictó la sentencia a favor de la oposición, tanto el Consistorio como el Partido Popular emprendieron un camino de aclaraciones y alegaciones, estas últimas admitidas en un solo efecto (por lo que la sentencia se tiene que aplicar aunque el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía tome una decisión contraria más adelante). Una vez no quedaba otra salida, el juez emitió un auto de ejecución provisional de la sentencia y un ultimátum al Ayuntamiento tras la falta de respuesta, que propició la convocatoria actual.

Mientras tanto, la oposición está centrada en preparar las elecciones de mayo. Izquierda Unida y Podemos confluyen en Adelante Alhaurín el Grande. La candidata a la alcaldía de la moción de censura, Teresa Sánchez (de IU), encabeza la unión, que tiene como objetivo acabar con la política «opaca» y de «amiguetes» que ha tenido la localidad «en los últimos veinte años». Mismos argumentos comparte Alternativa Socialista Alhaurina, encabezada por Antonio Bermúdez, que en la reciente presentación de las listas habló de que ha llegado «la hora del cambio». Luis Guerrero, candidato del PSOE, cree que la solución a esta situación «está en las urnas».

En paralelo, Ledesma mantiene su versión de que esta moción de censura es «la historia de una traición» por parte de una concejala tránsfuga y encabeza las listas del PP postulándose como garantía de progreso recibiendo el apoyo del partido a nivel provincial.