El jardinero electrocutado en Alhaurín no estaba dado de alta en ninguna empresa

El jardinero electrocutado en Alhaurín no estaba dado de alta en ninguna empresa

La investigación que se ha abierto tras este accidente laboral se centra en determinar si el fallecido figuraba como autónomo

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

La investigación abierta después de que un hombre de unos 55 años y de nacionalidad ucraniana falleciera en Alhaurín de la Torre tras sufrir una descarga eléctrica cuando podaba unos cipreses en la parcela privada de una vivienda comienza a dar sus primeros frutos. De hecho, las fuentes consultadas por este periódico han confirmado que esta persona no se encontraba dada de alta en ninguna empresa.

Así se ha conocido después de que la Guardia Civil, que es el Cuerpo de Seguridad del Estado que se ha hecho cargo del caso para esclarecer lo ocurrido, activase el protocolo tras confirmar que se trataba de un accidente laboral. Desde los sindicatos CCOO y UGT han insistido en este aspecto, precisando que no tienen constancia de que el hombre trabajase para ninguna empresa.

Los sindicatos CC OO y UGT lamentan la muerte de este trabajador

Es algo que choca con la declaración del propietario de la parcela donde ocurrieron los hechos. Éste, una vez que fue localizado por los investigadores, habría confirmado que no conocía de nada al fallecido, ya que había contratado los trabajos de poda a una empresa y ésta había enviado al operario ucraniano, según han asegurado fuentes cercanas al caso.

Sin embargo, cabe la posibilidad de que el fallecido se encontrase dado de alta como autónomo. Pese a ello, este aspecto aún no ha sido confirmado por la investigación, que todavía permanece abierta.

El suceso ocurrió sobre las 15.15 horas del pasado sábado, cuando el 061 recibió una llamada alertando de que un hombre se había precipitado desde un andamio en una vivienda de la urbanización Los Manantiales. Los sanitarios se desplazaron al lugar y comprobaron que el jardinero había entrado en parada cardiorrespiratoria, por lo que comenzaron a realizarle maniobras de reanimación. Sin embargo, todos sus esfuerzos fueron en vano y tuvieron que certificar su fallecimiento.

La Guardia Civil, que había acudido a la vivienda con el fin de investigar lo sucedido, avisó a la comisión judicial –juez, secretario y médico forense– para el levantamiento del cadáver. Durante la inspección ocular, los agentes comprobaron que el hombre se encontraba subido en un andamio para podar unos cipreses, por lo que inicialmente se pensó que la causa de la muerte había sido la caída.

Sin embargo, la autopsia dio un nuevo giro al caso. El examen forense, que se realizó el domingo en el Instituto de Medicina Legal de Málaga, desveló que el hombre, en realidad, había muerto electrocutado y no por la caída, que estuvo motivada por la descarga. No en vano, los agentes localizaron un cable de alta tensión cerca del lugar donde la víctima se encontraba trabajando.

Por su parte, desde los sindicatos CCOO y UGT han lamentado el incidente, a la vez que han insistido en que esperan que se esclarezca lo ocurrido en Alhaurín de la Torre.