La Diputación inicia el trámite para que el Caminito del Rey sea Patrimonio Mundial

La Diputación inicia el trámite para que el Caminito del Rey sea Patrimonio Mundial

Tres años y medio y más de un millón de visitantes después de su reapertura, sus impulsores creen que reúne «méritos más que suficientes»

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Los responsables de la Diputación de Málaga quieren para el Caminito del Rey la máxima protección y reconocimiento internacional que en la actualidad existe para los enclaves naturales y conjuntos monumentales únicos y excepcionales, por eso han puesto en marcha el expediente para solicitar que este lugar que reabrió sus pasarelas hace tres años y medio en el corazón de la provincia sea declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por parte de la Unesco. Aunque aún queda por delante un complejo trámite administrativo que se podría prolongar durante unos años, en el caso de que la propuesta salga adelante sería el segundo lugar en la provincia con esta figura de protección, junto con el conjunto de los Dólmenes de Antequera –que recibió esta distinción en 2016–; y el noveno en la comunidad andaluza.

La iniciativa fue avanzada ayer por el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, quien se mostró convencido de que el Caminito del Rey reúne «méritos más que suficientes» para aspirar a esta catalogación en la Unesco. El paso adelante para impulsar el expediente se sustenta en los datos y reconocimientos que desde hace tres años y medio suma este enclave: ha acogido a más de un millón de visitantes, el 80% de ellos extranjeros de más de 90 nacionalidades, «ha recibido todos los premios posibles tanto nacionales como internacionales» –en palabras de Bendodo–, y la marca que representa para la promoción de la provincia en todo el mundo es ya un hecho incontestable.

«Dar este paso es algo justo; nos lo reclaman incluso en la calle», reflexionaba el presidente de la Diputación, cuyo equipo de gobierno trabaja en una moción consensuada con el resto de los grupos de la oposición para elevarla al pleno ordinario del próximo martes y a partir de ahí empezar con la tramitación del expediente.

Sería el segundo enclave de la provincia en recibir la protección, junto con los Dólmenes de Antequera

«La expectación en torno al Caminito del Rey se ha mantenido a lo largo de estos años, incluso ha crecido», celebraba el presidente de la institución supramuncipal, quien recordó que la Diputación «sigue trabajando en la mejora de los accesos y del centro de recepción de visitantes». Estos trabajos forman parte de una segunda fase de consolidación y ampliación del Caminito del Rey, que podría duplicar su recorrido –de siete a catorce kilómetros– una vez que la Junta de Andalucía ratifique su visto bueno al proyecto. En este sentido, Bendodo pidió al gobierno regional «un poco de cariño y celeridad con los trámites, ya que se trata de un proyecto poco invasivo: es ampliar el itinerario por el campo y de hecho la gente ya lo hace. Sería darle carta de naturaleza».

Sobre los presupuestos

Junto con la iniciativa del Caminito del Rey, el presidente de la Diputación aprovechó la comparecencia para marcar las prioridades de su equipo de gobierno en el arranque del curso político. Y entre ellas destaca la elaboración, negociación y visto bueno del presupuesto de la institución supramunicipal para el año 2019, que tendría que entrar en vigor a comienzos de año. «Es fundamental contar con ellos desde principios de año», destacaba Bendodo, acompañado de sus tres vicepresidentes, Francisco Salado, Ana Carmen Mata y Francisca Caracuel.

Para los populares, las nuevas cuentas tienen un carácter «histórico» –dijo Bendodo–, «ya que es la primera vez en la historia de la institución en que se elaboran teniendo en cuenta que la Diputación tiene deuda cero y que no tenemos que pagar nada a los bancos». En este escenario, el equipo de gobierno aspira a aprobar unos presupuestos que sean «más expansivos, que den más espacio a políticas sociales y a empleo y también más liquidez a los ayuntamientos de la provincia».

Para sacarlos adelante, Bendodo dejaba el primer guiño a los grupos de la oposición: «Queremos que se sientan cómodos con ellos». La hoja de ruta, que comenzaba ayer «mismo» con la elaboración del borrador de las cuentas, incluye reuniones con todos los grupos, aunque en primer lugar –avanzó el presidente– se sentarán a hablar con Ciudadanos, su socio de investidura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos