Hora y media de persecución por tres provincias con 600 kilos de hachís a cuestas

Vehículo del sospechoso en el lugar del arresto y la droga en el interior del coche del arrestado./SUR
Vehículo del sospechoso en el lugar del arresto y la droga en el interior del coche del arrestado. / SUR

Le dieron el alto cuando circulaba por Las Pedrizas y le siguieron hasta que quedó atrapado en el barro cerca de un olivar

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

No fue una tarea fácil, aunque la tenacidad de los agentes de la Guardia Civil hizo que lograsen detener al sospechoso en Villanueva de Tapia. Tuvieron que perseguirle durante una hora y media recorriendo carreteras a lo largo de tres provincias andaluzas hasta que finalmente descubrieron el porqué de su huida: el coche en el que iba estaba cargado con 600 kilos de hachís.

Los hechos tuvieron lugar el pasado martes. Sobre las 15.30 horas, un vehículo –un Kia Sportage de color blanco y con matrícula francesa– que circulaba en dirección Granada por la autovía a la altura de Las Pedrizas llamó la atención de los agentes, que pertenecen al Destacamento de Tráfico de Antequera.

Tenía el eje trasero muy bajo. Cuando se fijaron en el conductor, la desconfianza de los guardias civiles se incrementó. Según han relatado las fuentes consultadas por este periódico, el hombre parecía estar muy nervioso. Decidieron darle el alto y activaron las señales luminosas y acústicas del vehículo patrulla. Sin embargo, el conductor, que iba solo en el coche, no les hizo caso. Dio un giro, aceleró y emprendió la huida.

Era el inicio de una persecución que duró una hora y media. El sospechoso, siempre según las mismas fuentes, circuló durante casi cien kilómetros con los agentes pisándole los talones, llegando a conducir por carreteras de las provincias de Málaga, Granada y Córdoba. Durante la huida, el hombre circuló a gran velocidad, dejando la autovía y conduciendo por carreteras secundarias. También lo hizo por un carril sin asfaltar, que le llevó directo hasta el sitio en el que fue arrestado.

La detención tuvo lugar en las inmediaciones de un olivar situado en Villanueva de Tapia (Málaga), donde el vehículo del individuo quedó atrapado en el barro. Tras la persecución en coche, a la que se fueron sumando dotaciones, los agentes tuvieron que seguir a pie al sospechoso, que intentó huir a la carrera. Aun así, los guardias civiles lograron atraparle y reducirle, pese a que, supuestamente, se resistió de forma violenta.

Fue entonces cuando los agentes comprobaron que el vehículo estaba cargado de hachís y, además, observaron que las placas del coche eran falsas. Finalmente, fue arrestado acusado de los delitos de tráfico de drogas, conducción temeraria y resistencia a agentes de la autoridad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos