Denuncian la agresión de un padre al director de un colegio de Alhaurín el Grande

El colegio Félix Ramos, en Alhaurín el Grande, donde ocurrieron los hechos. /SUR
El colegio Félix Ramos, en Alhaurín el Grande, donde ocurrieron los hechos. / SUR

El docente fue atendido en urgencias médicas y ha denunciado los hechos en el juzgado

FRANCISCO GUTIÉRREZ

Nueva agresión a un docente en el ámbito educativo. En esta ocasión el suceso ha ocurrido en la localidad de Alhaurín el Grande. Este lunes, el director del colegio de infantil y primaria Félix Ramos de esta localidad fue agredido violentamente por el padre de un alumno. Previamente a la agresión física ya había realizado amenazas verbales al director del citado centro escolar.

El docente fue atendido en urgencias médicas del centro de salud de Alhaurín el Grande. Posteriormente, asesorado por la Federación de Servicios Públicos de UGT, procedió a interponer la correspondiente denuncia.

FeSP-UGT expresó, su «más contundente repulsa a la conducta de este padre al tiempo que condenamos y rechazamos este inadmisible hecho, que no puede ser considerado como una consecuencia habitual de nuestra función docente».

Autoridad docente

La Consejería de Educación y Deporte ya tiene elaborado el anteproyecto de ley de reconocimiento de autoridad del profesorado, que consideran «inherente al ejercicio de la función docente». Esto supone que las agresiones a docentes serán tratadas en los tribunales como atentado a la autoridad pública, y llevan aparejadas en el Código Penal de 2 a 4 años de prisión, además de una multa. El texto ya se ha presentado a los sindicatos en mesa sectorial y se están recibiendo propuestas para mejorar el texto.

Otra de las grandes novedades de la nueva regulación es que se obliga a los alumnos a reparar los daños materiales producidos en las instalaciones escolares, y a pedir perdón o excusas al profesor, en público o privado, en caso de daños morales.

La ley parte de una premisa importante, al considerar que la autoridad del profesorado es una de las garantías del derecho fundamental de la educación, «inherente al ejercicio de su función docente y a su responsabilidad a la hora de desempeñar dicha función, y como tal ha de ser reconocida».

Reconoce a los profesores, entre otros, el derecho a recibir el trato, la consideración y el respeto que le corresponde, por parte del alumnado, de las familias, del resto del profesorado y de otro personal que preste su servicio en el centro docente, «conforme a la importancia social de la tarea que desempeña». También a desarrollar su labor en un clima de orden y respeto a sus derechos y a su dignidad o a la protección jurídica adecuada en el ejercicio de sus funciones docentes.

Entre los casos más recientes en Málaga se puede recordar el suceso de marzo, en el colegio Manuel Fernández de Churriana, donde una madre dio un cabezazo y partió el labio a una profesora. En enero, el director del Hans Christian Andersen fue agredido por un alumno de 11 años, que le propinó, puñetazos, arañazos y una fuerte patada en los genitales. Ambos casos están en los tribunales de justicia.