El Defensor del Pueblo admite a trámite la queja de los vecinos sin agua de Alhaurín de la Torre

Algunos vecinos afectados./Fernando Torres
Algunos vecinos afectados. / Fernando Torres

La institución estudia si debe intervenir para poner fin a un conflicto que mantiene a una decena de familias sin abastecimiento

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El Defensor del Pueblo Andaluz ha admitido a trámite una queja interpuesta que denuncia la situación de los vecinos de la Cañada del Maestro, una barriada rural de Alhaurín de la Torre. En la respuesta de la institución, a la que SUR ha tenido acceso, se expone que ya se le ha solicitado toda la información al asunto al Ayuntamiento de la localidad y que, una vez analizada, se pronunciarán al respecto.

El problema que mantiene a los vecinos sin agua potable es complejo y pasa por una pugna entre los propietarios de las viviendas en cuestión y el de la zona en la que se deberían realizar las canalizaciones para conectar los inmuebles a la red pública, que se opone a los trabajos.

Ayer, fuentes municipales apuntaron a este diario que su postura ante la cuestión sigue siendo la misma que en antes de que el Defensor del Pueblo anunciara que tomaría cartas en el asunto:«Se trata de un conflicto vecinal en el que el Consistorio poco o nada puede hacer». Asegura que en ningún momento se han opuesto a realizar los trabajos ni a conectar las viviendas, pero que no pueden intervenir si el propietario de los terrenos no quiere que se abra la zanja (de poco más de dos metros de largo y menos de uno de ancho).

Tanto los vecinos como el grupo municipal del PSOE han rebatido este argumento, ya que consideran que la avenida es de titularidad municipal. Para argumentar dichas declaraciones, la portavoz del grupo, Micaela García, se remite al catálogo local:«Calle Tamarillo ya está incluido como camino público desde hace años, luego no hay ninguna excusa para que los vecinos y vecinas de esta zona del Romeral tengan agua corriente, puesto que pagan sus impuestos». Desde el Ayuntamiento explican que el vecino que asegura ser propietario del camino ha presentado una reclamación a la inscripción en de la vía el inventario municipal.

El vecino que dice ser propietario de la calle ya ha presentado una queja al catálogo municipal

El proceso comenzó con una serie de reuniones con la empresa pública que gestiona el agua en la localidad, en la que para conseguir que el Ayuntamiento incluyera a los vecinos en la red se les dijo que necesitaban constituirse como comunidad de vecinos, y eso hicieron. Cuando se encontraron con la oposición del propietario, decidieron crear las canalizaciones por debajo de sus casas para que solo los enganches se tuviesen que hacer en la vía pública.

Los vecinos se consideran abandonados por las administraciones y en varias ocasiones han expresado a SUR que están dispuestos a todo con tal de conseguir que el agua llegue a sus grifos. De hecho, argumentan que hay propietarios de viviendas en la zona y en su misma situación (construcción en zona no edificable), que no tienen problema alguno y que reciben agua de la red pública «como cualquiera».

 

Fotos

Vídeos