Celia Villalobos: «En la vida también hay que saber irse»

Celia Villalobos: «En la vida también hay que saber irse»
SUR

Celia Villalobos, que deja la vida política, recibe el homenaje del PP malagueño en un encuentro con afiliados en el que también han sido reconocidos la parlamentaria Esperanza Oña y el alcalde de Comares, Manuel Robles

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Tras 33 años en la primera línea política como diputada, eurodiputada, ministra y alcaldesa de Málaga, a Celia Villalobos le llegan ahora los homenajes. Y este domingo ha recibido el del PP malagueño. En un ambiente distendido, ajeno al protocolo que suele regir los eventos políticos y con una imponente paella para 500 personas organizada por el PP de Alhaurín de la Torre en una de las fincas de Viveros Guzmán, Villalobos ha recibido el escudo de oro del partido junto a la exalcaldesa de Fuengirola y parlamentaria autonómica, Esperanza Oña, y el regidor de Comares durante los últimos 36 años, Manuel Robles. Un partido del que Villalobos ha asegurado estar «orgullosa» y al que ha declarado amor eterno tirando del repertorio de Amaral con 'Sin ti no soy nada'. No se ha arrancado a cantar, pero sí que ha avanzado que continuará ligada a los populares aunque sea desde un segundo plano. «Seguiremos trabajando por el partido, porque para nosotros lo importante no son las personas, es el partido. Y el partido sois todos vosotros, y por todos vosotros sigue mereciendo la pena seguir luchando hasta el final», ha afirmado la primera y, hasta ahora, única alcaldesa de Málaga capital tras recibir la distinción de manos de su sucesor en el Ayuntamiento, Francisco de la Torre.

«Me he ido. Algunos te dicen 'sabías que te iban a echar', pero da igual. Me he ido porque sabía que era el momento. En la vida también hay que saber irse, pero sigo siendo y seguiré siendo del PP toda mi vida», ha remarcado desde un escenario en el que ha dedicado palabras de cariño a casi todos los dirigentes del PP que le acompañaban sobre el mismo como Elías Bendodo, Francisco de la Torre, Francisco Salado, Patricia Navarro, Carolina España, y Margarita del Cid. Casi, porque no lo hizo ni para el flamante cabeza de lista del PP al Congreso por la provincia, el periodista Pablo Montesinos, ni para la vicesecretaria general del PP nacional, Andrea Levy. «Os pido que me adoptéis en el PP de Málaga», ha clamado la dirigente nacional, quien ha hablado en clave electoral recordando que la primera vez que estuvo en Málaga fue en 2016 «y Mariano Rajoy fue elegido presidente del Gobierno», y la última lo hizo con Juanma Moreno. «El PP de Málaga es talismán, así que esta vez haremos presidente a Pablo Casado», ha afirmado.

SUR

Si las palabras de Celia Villalobos tenían tinte de despedida, no así las de la primera alcaldesa que tuvo el PP en la provincia de Málaga en 1991, Esperanza Oña. «Hay esperanza en el futuro del PP para rato», ha apuntado, con o sin juego de palabras con su nombre de pila, la parlamentaria andaluza tras recoger el escudo de oro del partido que le entregaba el presidente de la Diputación, Francisco Salado. «He trabajado por el PP toda mi vida, tengo 'pepeína' en vena», ha destacado la exregidora de Fuengirola durante 21 años, quien ha arengado a los presentes a seguir trabajando para que los populares sean la fuerza más votada tanto en las generales del próximo 28 de abril como en las municipales del 26 de mayo. «Estoy convencida de que vamos a ganar las generales y las municipales», ha subrayado.

Quien también afronta con optimismo los próximos comicios locales es Manuel Robles, quien tras 36 años como alcalde de Comares asegura tener fuerza para «ocho o diez años más». «Soy el más veterano, pero no el más viejo. El más mayor es Francisco de la Torre y verle me da fuerza para seguir», ha afirmado Robles tras recibir el máximo galardón del PP malagueño de manos de Andrea Levy.

«Hoy reconocemos el trabajo y la trayectoria de tres banderas del partido. Cuando ellos empezaron eran pocos, el PP era un proyecto pequeñito, y hoy es un proyecto con más de 35.000 malagueños», ha resaltado el presidente del PP malagueño y portavoz de los populares andaluces, Elías Bendodo, quien ha aprovechado esta «jornada de convivencia» para reivindicar, con vistas al 28-A, el papel del PP como «el partido que mejor gestiona el país» frente a la opción que representan «Pedro Sánchez, Podemos y ese batiburrillo que quiere destruir España».